Archie Living: el arte de vivir de forma flexible sin renunciar al lujo

Fotografía: Cortesía de Archie Living
Arquitectura e Interiorismo: Estudio ABAA

Situado en un edificio con una cuidada arquitectura industrial en el corazón de Barcelona, Archie Living está diseñado para aquellos que buscan alojarse en pisos de media y larga estancia que incluyan todas las comodidades y servicios de un hotel.

La era digital y la pandemia nos han enseñado que es posible trabajar desde cualquier parte del mundo. Ahora, muchas personas están optando por viajar y alojarse en sitios flexibles en donde se les ofrecen todas las comodidades para pasar una temporada. De esta creciente demanda nació Archie Living, un proyecto que en pleno corazón de la Ciudad Condal ofrece viviendas de media y larga estancia que combinan los servicios e instalaciones de las mejores residencias de lujo con amplios apartamentos con un ambiente hogareño.

¡Descubre esta y todas las últimas tendencias en arquitectura con nuestra revista!

Vista de la terraza con piscina del edificio de Archie Living, en donde se puede ver el Arc de Triomf y diferentes construcciones históricas de la zona.

Una arquitectura de vanguardia

El proyecto Archie Living, desarrollado por Conren Tramway, una de las empresas de inversión y desarrollo inmobiliario más importantes de España, combina con maestría la arquitectura del pasado y presente de Barcelona, ya que se ubica en un área de edificios propios de la época industrial. El prestigioso estudio de arquitectura e interiorismo ABAA es el responsable de esta obra, en la que se utilizaron técnicas de vanguardia para aligerar el peso del inmueble. ¿El motivo? Se levanta sobre el forjado de la estación de metro y tren de Arc de Triomf.

Durante el proceso de construcción, el estudio ABAA utilizó pilares metálicos en vez de hormigón para aligerar su peso y para respetar las cargas máximas de la estación. Esto ha permitido que el peso total del edificio sea un 50% menor a uno similar. Además, emplearon un sistema de amortiguación con muelles debajo de cada pilar, similar a los usados en países con alta actividad sísmica como Japón, con el objetivo de eliminar posibles vibraciones.

El interiorismo del proyecto Archie Living se caracteriza por ser limpio y cálido y por apostar por mobiliario de marcas nacionales como Sancal, Omelette, Flex, Gandía Blasco o Vibia, entre otras.

En las habitaciones se puede ver parte de la arquitectura empleada en el edificio, como las vigas metálicas en forma de cruz en la pared que le dan soporte y aligeran la construcción.

Lo industrial como inspiración

“Desde el inicio, nuestra intención ha sido integrar el edificio con el entorno industrial. La ligera estructura metálica de su fachada se inspira en algunas construcciones cercanas, como el mismo Arc de Triomf, la Central Catalana de Electricidad o la Estació del Nord. Ambos inmuebles tienen grandes ventanales enmarcados con perfiles metálicos”, explica Corina Tanasescu, directora de proyectos del estudio ABAA.

El edificio cuenta con 108 apartamentos de uno, dos o tres dormitorios, con superficies que oscilan entre los 54 y los 80 m2, y terrazas de al menos 8 m2. Además, ofrecen un rooftop con piscina climatizada, servicios de conserjería, espacios de trabajo, actividades deportivas, salas de reuniones y zonas para fiestas y eventos de los inquilinos. “El objetivo era diseñar zonas confortables que inviten a los huéspedes a pasar más tiempo en las instalaciones y a tener una experiencia agradable sin necesidad de transportarse a diferentes lugares para lograr sus objetivos”, destaca la arquitecta.

La fachada de Archie Living está inspirada en los edificios industriales de la zona.

El estudio ABAA terminó el interiorismo de Archie Living en plena pandemia, algo que determinó los requerimientos del diseño de cada uno de los espacios. “Queríamos unas viviendas flexibles que permitieran la simultaneidad entre vivir y trabajar. Por esta razón, colocamos escritorios y mesas multifuncionales en las habitaciones, muebles de diseño que sirven para separar cada estancia, y ventanales con vistas panorámicas que permiten la entrada de luz natural”, concluye Tanasescu. “Todo ello con un estilo limpio, cálido y mediterráneo que apuesta por materiales y mobiliario de marcas locales”.

Cada espacio cuenta con todas las facilidades de ocio y funcionalidad para que el inquilino disfrute de su estancia. “Queríamos unas viviendas flexibles que permitieran la simultaneidad entre vivir y trabajar”, destaca la arquitecta.