Hotel Otro Oaxaca: la prueba de que el lujo y el racionalismo sí pueden convivir con la arquitectura colonial

Fotografía: César Bejar
Arquitectura: RootStudio / Interiorismo: Carlos Couturier

A lo largo de un edificio histórico de la ciudad mexicana se alza este nuevo proyecto que respira contemporaneidad en su máxima esencia, aun habiéndose inspirado en la ancestral artesanía de sus alrededores.

No dudó ni un segundo. Cuando al magnate hotelero Conrad Hilton le preguntaron cuál era la clave de su compañía hace más de medio siglo, el estadounidense lo tenía claro. “La ubicación”, dijo, dando la respuesta que ahora rescata Rafa Micha, el mexicano que en el 2000 cofundó Grupo Habita con la idea de redefinir el alojamiento turístico de lujo. Y vaya si lo ha conseguido. A fecha de hoy ya suma en su catálogo 17 propiedades que por supuesto se ubican en los mejores enclaves del país latinoamericano, como bien demuestra una de sus más recientes aperturas. Es un hotel que, bajo el nombre de Otro Oaxaca y con una arquitectura de lo más sobria, se alza en la ciudad al sur de México justo enfrente del antiguo convento de Santo Domingo de Guzmán.

Así es la discreta entrada al hotel Otro Oaxaca. En portada, la mesa del chef desplegada a lo largo de la azotea con el convento de fondo.

Otra de las zonas al aire libre de este complejo.

Vista de la fachada principal del hotel mexicano.

Con total discreción, los diferentes niveles del edificio de Otro Oaxaca albergan usos contemporáneos, como una piscina pensada para nadar.

Es el único hotel con una situación así de privilegiada en la ciudad, hasta el punto de que el exconvento se puede ver mientras se nada en la piscina o se toma un cóctel en la mesa del chef, a lo largo de una de las estancias que jamás fallan en los proyectos de Grupo Habita: la terraza. La de Otro Oaxaca, además, se erige en la azotea y a ella se accede tras haber podido echar un largo vistazo al arduo trabajo que aquí han hecho durante más de dos años los arquitectos locales de RootStudio, al mando de João Boto Caeiro. La obra costó tanto por las leyes municipales de conservación.

Herencia reformulada

“En Oaxaca existe un estricto código cuando se trata de remodelar edificios de gran mérito arquitectónico”, informa Micha. “Por eso aquí mantuvimos las crujías de la casa original y se construyó un nuevo proyecto desde el sumo respeto”. Cierto es lo que el mexicano comenta: aquí se ha preservado la esencia del pasado, pero eso no significa que no haya habido ápice de inspiración. Más allá de la vivienda original a la que Otro Oaxaca le toma el relevo, el proyecto contempla referencias varias. “Por ejemplo, la planta del edificio con sus patios internos evoca el templo católico de Mitla, que está muy cerca del hotel”, explica el empresario. “También se dan escaleras flotantes y juegos de sombras”.

Interior de una de las 16 habitaciones de Otro Oaxaca, en la que se ha respetado la bóveda original del edificio.

El hormigón y la madera local se conjugan a lo largo de todo el proyecto de Grupo Habita.

Otra de las habitaciones del complejo.

La simplicidad estructural y formal se erige como uno de los valores de Otro Oaxaca.

Interior de la sala de cine.

El binomio de madera y hormigón aparece presente en muchas de las áreas comunes.

Según él, el diseño del complejo resulta muy propositivo, porque plantea una manera alternativa de vivir la ciudad desde la calma. De ahí que los materiales empleados no se muestren con los tonos azules, solferinos, amarillos y naranjas tan propios de Oaxaca, sino que se vislumbran mucho más sosegados. Cosa que salta a la vista al ver las paredes de ladrillo rojo tenue sin pulir o la azotea de piedra caliza, todo con estructuras de hormigón armado. Aun así, la esencia de la ciudad sí está presente en el interior concebido por Carlos Couturier. Figuran muebles de maderas trabajadas por carpinteros de la región, hilados de tejedores locales, objetos de barro que han firmado talleres oaxaqueños…

Lo que está por venir

“Todo está lleno de artesanías de la zona pero con un twist, que es lo que siempre hacemos en Grupo Habita. Incorporamos los elementos locales dándoles otra dimensión, una menos obvia y, a poder ser, más sofisticada”. Así concluye Rafa Micha mientras, a modo de exclusiva, avanza que a finales del 2024 habrá más novedades en el portfolio de su compañía. “Inauguraremos una propiedad en la ciudad de Mérida que, de nuevo, será otra casa con una larga herencia que estamos remodelando desde hace más de cuatro años. Pero no solo eso. Antes del 2025 esperamos que vea la luz nuestro tercer proyecto en Puerto Escondido. Y más concretamente, en la playa Zicatela”.

Así es la zona de relax en la azotea.

El spa de Otro Oaxaca, pese a su modernidad matérica, se inspira en la arquitectura vernácula.

Otra vista del bar outdoor de este complejo mexicano.

El ladrillo rojo y el hormigón construyen el caparazón estructural de Otro Oaxaca.