Madrid y la Semana del Arte brillan en 2024 como nunca antes: estas son las propuestas que más nos han gustado

De Matadero a la plaza de Colón pasando por Carabanchel y, por supuesto, con ARCOmadrid como protagonista, este año la Semana del Arte ha demostrado que la capital española sigue llevando la condición de artista en el ADN.

Madrid ha puesto punto final a su Semana del Arte más tardía hasta la fecha. El sabor de boca es muy bueno, buenísimo, y lo que ha quedado claro en esta edición del 2024 es que los años en los que ARCO afloraba como una renovadora y aislada iniciativa para la ciudad quedaron enterrados en el pasado. A día de hoy, la capital española cuenta, con mucho orgullo, con un programa transversal que baña la ciudad de arte y talento de norte a sur y de este a oeste. Abarcarlo todo sería imposible, así que este es un recorrido al estilo MANERA por lo mejor de la Semana del Arte de Madrid.

La galería Yuri López Kullins puliendo los últimos detalles de su espacio en ARCOmadrid. Foto: Amador Toril.

El auditorio Foro de ARCOmadrid con un revestimiento metalizado impermeable. Foto: David Nieto.

Una visitante disfruta de este acrílico sobre aluminio de Imi Knoebel (2022), traído por la galería Thaddaeus Ropac a ARCOmadrid. Foto: Amador Toril.

Vinílico, dispersión y pigmentos sobre lienzo en ARCOmadrid llamado Lazos de la infanta (Margarita) (2002) de Juan Uslé, en Galería Miguel Marcos. Foto: David Nieto.

Trouble in paradise (2015), de João Pedro Vale y Nuno Alexandre Ferreira, en la galería Cristina Guerra. Foto: Amador Toril.

ARCO, el buque insignia

El alma de la Semana del Arte se esconde al noreste de la ciudad, en el recinto ferial de Ifema. Ahí se celebra, desde los 80, la feria ARCOmadrid. Como cada año, el arte contemporáneo se ha adueñado de sus pabellones gracias a la participación de 205 galerías de 36 países y cerca de 400 coleccionistas internacionales, que se dice pronto. En la reciente edición se ha respirado una gran afinidad entre lo que tiene el arte contemporáneo por ofrecer y los curiosos y curiosas que se han acercado a descubrirlo. Además, por primera vez allí mismo, MANERA ha contado con una participación muy especial en colaboración con la Fundación Amigos Museo Reina Sofía.

La gran sorpresa de esta edición no es otra que el emotivo homenaje al arte caribeño. Se ha percibido en una exposición llamada La orilla, la marea, la corriente: un Caribe oceánico, la cual ha dado mucho que hablar tanto por las obras que contiene como por el diseño del espacio en sí. La orilla es un punto de constante cambio, un diálogo entre lo líquido y lo sólido pero, sobre todo, es una fina línea que dibuja el borde de toda la superficie caribeña. Esta delicada frontera ha sido la inspiración tras la arquitectura de Ignacio Galán, Álvaro Fidalgo y Arantza Ozaeta, que han creado olas abstractas y superficies plegadas y retorcidas con el fieltro como material principal.

Escultura Antenas articulables que danzan con el vértigo (2023), creada por Madeline Jiménez Santil con acero inoxidable, caucho y mangueras de poliuretano. La obra ha sido expuesta por la galería Arróniz en el homenaje al Caribe de ARCOmadrid.

Montaje del stand de Cervezas Alhambra diseñado por Marta Pazos. La compañía entrega en ARCOmadrid el Premio Cervezas Alhambra de Arte Emergente, que este año se lo ha llevado el pamplonés Fermín Jiménez Landa. Foto: Amador Toril.

Escultura Manuel (1977-83), de tamaño natural, creado con pasta de modelar, metacrilato, poliéster, lámpara de cuarzo, ropa real y un sillón de madera por Rodrigo Muñoz Ballester. Foto: Amador Toril.

La riqueza de ARCOmadrid es absolutamente inabarcable, y no se pueden abandonar sus muros de madera contrachapada sin haber visitado las galerías más esperadas. La de Leandro Navarro se ha vestido para la ocasión de las mejores vanguardias históricas del XX, mientras que los tapices del maestro Grau-Garriga han sido las estrellas en la galería Sabrina Amrani. Sin embargo, la obra que ha robado el corazón de los asistentes ha sido la declaración de amor de Rodrigo Muñoz Ballester a Manuel, una escultura que ha vuelto a ARCO 40 años después gracias a José de la Mano. Para finalizar la visita, qué mejor que brindar con una copa en la Guest Lounge diseñada por el estudio Burr, donde el cuarteto crea un universo rojo y de acero inspirado en la bajamar con la misma pericia con la que transforman naves industriales en viviendas de ensueño.

El aire fresco de UNVT

Hace años que la Semana del Arte es mucho más que ARCO. Entre las nuevas iniciativas que florecen por toda la ciudad va tomando cada vez más peso Urvanity, una propuesta de lo más traviesa y vanguardista. Es fácil encontrarse con alguna de las intervenciones que han impulsado mediante su programa de arte público a lo largo de la ciudad, pero la gran novedad de este año ha sido, sin duda, su nueva sede principal: UNVT se ha estrenado en Matadero, en un espacio al que ha dado forma Studio Animal y donde destacan, entre muchísimos otros, el guiño a la silla monobloc de Kuril Chto en Voskhod Gallery, el costumbrismo colorido de Lotte Keijzer en Gärna Art Gallery y el paisajismo coreano de Jiyoung Park en Gallery Afternoon, uno de nuestros favoritos.

Varias obras en el stand de NNB Gallery de la feria Urvanity. Foto: María Santos.

Exposición Pintores de Pintores en la madrileña plaza de Colón, una colaboración entre la galería Veta y UNVT. 

Una mujer observa piezas de Horacio Quiroz, de S Gallery en Urvanity. Foto: María Santos.

Viaje al pasado con Madrid Design Festival

El arte urbano es inconformista por naturaleza y Urvanity, también. La feria ha abierto al público un espacio más en plena plaza de Colón, una colaboración junto a la galería Veta By Fer Francés donde han expuesto aquellos artistas de culto que suponen un nicho para otros autores, entre los que figuran Dis Berlin, Bernhard Martin o Jorge Galindo. Aunque para maestros los que se encuentran justo bajo los pies de esta instalación, en el centro cultural subterráneo Fernán Gómez. Aquí Madrid Design Festival nos deleita con una retrospectiva sobre el pionero del diseño industrial Miguel Milá, mediante un recorrido por esas sillas del catalán que han marcado el devenir del diseño moderno a lo largo del XX.

La exposición Miguel Milá. Diseñador (pre)industrial se puede visitar hasta el 31 de marzo en el Fernán Gómez Centro Cultural de la Villa. Foto: Mercedes Peláez.

La muestra alberga más de 200 piezas, planos y dibujos originales, desde prototipos hasta sus obras más recientes. Foto: Mercedes Peláez.

Sillas, Iconos del diseño moderno es otra de las muestras, orquestadas por el Madrid Design Festival, que siguen abiertas al público en el centro Fernán Gómez. Foto: Sebastián Sobejano.

Las piezas, pertenecientes a la Colección Alexander von Vegesack, abarcan toda tipología de asiento. Desde sillas humildes y artesanales hasta los diseños más icónicos. Foto: Sebastián Sobejano.

Algunos de los autores que figuran en la exposición son Michael Thonet, Charles Rennie Mackintosh, Mies van der Rohe, Marcel Breuer, Charlotte Perriand, Le Corbusier, Alvar y Aino Aalto, Charles y Ray Eames o, entre muchos otros, Verner Panton, Frank Gehry y Philippe Stark. Foto: Sebastián Sobejano.

El pincel en mano de los barrios

El paseo de MANERA por lo mejor de esta semana sigue por aquellas muestras que llenan pequeños espacios del mejor arte por toda la ciudad. Más allá de la almendra central, hay que desplazarse hasta el efervescente barrio de Carabanchel para descubrir los organismos puntiagudos que Yosi Negrín ha creado, levitando en medio de la exposición Malas Hierbas de CasaBanchel. Una oda a la licra, el sudor, la seducción y el deseo carnal. A la vez, todavía existe la posibilidad de adentrarse en el Espacio Gaviota para atender a la reflexión sobre el proceso cíclico de desmaterialización de los cuerpos que propone la artista Nuria Fuster. Saltando de barrio en barrio, hasta Tetuán, Culito Matón y Monstruo Espagueti plasman en Nave La Mosca su imaginario particular en piezas de diseño con especial ingenio.

Serie de esculturas Desire traps (2024) de Yosi Negrín, en licra sintética, lubricante a base de esencias de plantas salvajes locales, estructura de madera y espuma, y cable de acero. Foto: Juan Carlos Quindós.

Geological dreams reproduce el ciclo continuo de reordenación y reconfiguración material y alude a los sueños, esas galaxias de polvo de nuestro inconsciente, como el nuevo espacio donde poder subsanar nuestro futuro”, cuenta Nuria Foster, artista y autora de la pieza.

Tapiz de Monstruo Espagueti en la exposición ÑIÑIÑI de Nave La Mosca, donde la humorista gráfica traslada sus palabras a objetos cotidianos. 

 

Evocar la infancia con sutilidad no es nada fácil, pero Culito Matón (Laura Lagraña) y Monstruo Espagueti (Anastasia Bengoechea) lo han hecho plasmando su universo en estas piezas.

Tras un intenso camino entre óleos, píxeles y licras, la ruta por lo mejor de la Semana del Arte llega a su fin. Aunque no sin antes haber visto la exposición en el hotel Radisson RED donde cuelgan lienzos reinterpretados y arte digital de Diana Larrea y Daniel Canogar. También se ha comprobado que marcas como Lexus están decididas a apostar por distintas iniciativas. La firma automovilística ha colaborado con creativos de primera línea tanto en ARCOmadrid como en Urvanity, además de presentar un modelo único imaginado por Casa Antillón. En MANERA cerramos este capítulo a la espera ya de nuevos estímulos, nuevas tendencias, nuevos espacios y nuevos artistas el año que viene. Que viva el arte. 

Obra textil de Elisa Pardo Puch en la exposición Malas Hierbas de CasaBanchel, con la curaduría de Margaux Knight. Foto: Juan Carlos Quindós.

CasaBanchel es un espacio doméstico pensado como invernadero. Es decir, un entorno donde se dan las condiciones adecuadas para la prosperidad de la creatividad. En la imagen, instalación El ánima sola de José Ramón Hernández Suárez. Foto: Juan Carlos Quindós.

La instalación de Marlon de Azambuja se alza en la exposición colectiva con motivo de ARCOmadrid en CasaBanchel. Foto: Juan Carlos Quindós. 

Serie Los Inventarios reales de Diana Larrea en el hotel Radisson RED, unas obras donde la artista pone en duda las atribuciones de algunas pinturas asignadas a pintores masculinos. Foto: Chesco Plamenov.

Un visitante de la feria Urvanity se fotografía frente al Lexus LBX reinterpretado por Sergio Mora. Foto: María Santos.