‘Pinacoteca Migrante’: la propuesta del Pabellón de España para la Bienal de Venecia

Cada dos años los mayores artistas del mundo se reúnen en la ciudad italiana a lo largo de pabellones nacionales. En MANERA hemos tenido la oportunidad de conocer a los representantes de España de este 2024.

Entre los pabellones nacionales de arte que se encuentran en il Giardini de la Bienal de Venecia no falla el de España, construido en 1922 y diseñado por Javier de Luque, cuya fachada fue restaurada por Joaquín Vaquero Palacios en 1952. Este año tal edificio volverá a abrir sus puertas, y lo hará desde el 20 de abril hasta el 24 de noviembre albergando la Pinacoteca Migrante, un proyecto de la artista Sandra Gamarra Heshiki (Lima, 1972), comisariado por Agustín Pérez Rubio (Valencia, 1972) y organizado por el Ministerio de Asuntos Exteriores, la Unión Europea y Cooperación (AECID).

Sandra Gamarra Heshiki, artista representante del Pabellón de España en la Bienal de Venecia 2024. En portada, El marco del paisaje VI (Poncho sobre paisaje conquistado), 2024, con la colaboración de Elvia Paucar, artista textil. Foto: Oak Taylor-Smith. 

Fotografía del comisario Agustín Pérez Rubio. 

Quién es ella

La artista Sandra Gamarra Heshiki cuestiona en su pintura los fundamentos del arte y sus procesos de representación, exhibición y comercialización. Enmarcada en un estilo figurativo, logra, a través de la técnica de la apropiación pictórica, sumergirse en el empleo de un imaginario donde, según ella misma ha explicado, el apropiacionismo consiste en absorber las propias representaciones artísticas, tanto desde el mundo del arte como desde otros imaginarios.

Gamarra comenta que el origen detrás de la creación de Pinacoteca Migrante surgió de un proyecto anterior llamado Buen Gobierno de 2021, en el que ya había colaborado con Pérez Rubio. Este proyecto se centraba en entender la historia de lo que ahora se considera territorio peruano y español. Muchas ideas, como ella menciona, “se habían quedado en el tintero”, por lo que decidieron iniciar una investigación y dar voz a estas narrativas y facetas. La artista siente que su voz puede representar a muchas personas y, sobre todo, ayudar a comprender conceptos como el de nación.

Máscaras Mestizas V (Retrato de niño y familia de fondo) 2024. Foto: Oak Taylor-Smith. 

Máscaras Mestizas VI (Capitán de la nación Moxa) 2024. Foto: Oak Taylor-Smith. 

Detalle de Máscaras Mestizas V (Retrato de niño y familia de fondo) 2024. Foto: Oak Taylor-Smith. 

La Pinacoteca Migrante

El trabajo pictórico de la artista fluye entre imágenes y desafía la hegemonía cultural, así como la relación entre la obra de arte y el espectador. Para Sandra Gamarra, el pabellón está concebido como un espacio donde el visitante se sentirá cómodo; será un lugar que reconocerá como un museo, donde se relatan historias con ciertas características y con un ordenamiento y reglamentación propios de un museo clásico.

Se trata de una pinacoteca que utiliza la arquitectura del pabellón, donde uno normalmente entra para que le enseñen historia y se reafirmen ciertas verdades que uno asume que se cuentan en ese tipo de espacios. Aunque las obras pueden ser reconocibles o no, se entiende que forman parte del legado de cualquier museo nacional o regional español. Están seleccionadas para contar una historia que se mantiene de manera oculta o velada, y lo que la artista plantea es hacer florecer estas historias.

Jardín Migrante VI (Los últimos Charrúas – Barrio Prado, Montevideo, Uruguay) 2024. Foto: Antoine Henry Jonquères. 

Detalle de El marco del paisaje VI (Poncho sobre paisaje conquistado) 2024, con la colaboración de Elvia Paucar, artista textil. Foto: Oak Taylor-Smith. 

El Pabellón de España

El pabellón español en la Bienal de Venecia 2024 se ha estructurado en cinco salas: 

Tierra Virgen: Se exhiben paisajes que aluden al territorio español y a sus antiguas colonias en América Latina, Filipinas y África del Norte, junto con citas sobre ecología.

Gabinete de la Extinción: Explora la conexión entre el colonialismo y el extractivismo, destacando las expediciones botánicas europeas y su impacto. Incluye la intervención de pintura en facsímiles de ilustraciones botánicas, agregando manos humanas como símbolo de un sistema de supervivencia interdependiente.

Gabinete del Racismo Ilustrado: Muestra cómo la antropología y la ciencia se utilizaron para justificar la discriminación racial, mostrando ilustraciones y objetos asociados con teorías raciales eurocéntricas.

Máscaras Mestizas: Aborda las prácticas coloniales del retrato, destacando cómo se perpetuaban normas políticas y sociales a través de imágenes. 

Retablo de la Naturaleza Moribunda: Presenta el género del bodegón como síntesis de los temas anteriores, mostrando cómo habitamos y percibimos el mundo a través de la acumulación y la ostentación.

El proyecto culmina en el Jardín Migrante, donde se exhiben copias pintadas de monumentos y representaciones de plantas alóctonas, simbolizando la alteración de ecosistemas y el riesgo para otras especies.

Tierra Virgen VII (Sequía y saqueo en la mina de Potosí) 2024. Foto: Oak Taylor-Smith. 

Racismo ilustrado I (Pintura de castas y trabajo reproductivo) 2024. Foto: Oak Taylor-Smith. 

Tierra Virgen IV (Reverso del río Magdalena) 2024. Foto: Oak Taylor-Smith. 

Máscaras

Una de las piezas más sugerentes en el Pabellón de España de la Bienal de Venecia es Máscaras Mestizas I (Retrato de mujer indígena de Quito con frutas). La artista comenta que le ha interesado la idea de las máscaras, ya que a diferencia del uso que tenemos en Occidente de la máscara como una herramienta para ocultarse y ser otro, especialmente en la ciudad que alberga uno de los carnavales más famosos del mundo como es Venecia, en el imaginario Andino la máscara es una herramienta útil para sacar de ti aquello interno y oculto que no eres tú, pero que está dentro de ti. 

Máscaras Mestizas I (Retrato de mujer indígena de Quito con frutas) 2024. Foto: Oak Taylor-Smith. 

Detalle de las máscaras de carnval de Jauja empleadas en Máscaras Mestizas I (Retrato de mujer indígena de Quito con frutas) 2024. Foto: Oak Taylor-Smith. 

Al mismo tiempo, esas tres máscaras representan una de las maneras en que se explicaba la trinidad a los indígenas nativos, aunque con el paso del tiempo esta representación dejó de realizarse. La artista considera que las máscaras tienen un significado asociado a un carnaval que se celebra en una zona del centro de Perú, pero en realidad su origen es español y fueron impuestas; actualmente, ya no se emplean en España, pero forman parte del patrimonio tradicional de otros lugares.

STRANIERI OVUNQUE

Agustín Pérez Rubio, comisario seleccionado personalmente por la artista, ha señalado que resulta curioso cómo la temática del Pabellón Español coincide con la temática general de la Bienal de Venecia, que fue seleccionada por el primer comisario latinoamericano, Adriano Pedrosa, titulada “Stranieri Ovunque”, extranjeros en todas partes. 

El marco del paisaje IV (Vista de un vertedero de plástico en la costa de Almería) 2024. Foto: Oak Taylor-Smith. 

El comisario Pérez Rubio indica que este año la Bienal de Venecia y el pabellón están vinculados al compartir un mensaje sobre la idea de migración, la importancia de los conocimientos indígenas y el aporte que puede hacer un artista del sur global al panorama del arte internacional.

El pabellón refleja la idea de una nación, pero de manera más amplia y diversa. El comisario señala que la sociedad española, afortunadamente, hoy en día no es únicamente blanca, en el mundo del arte español se aprecia que hubiera una mayor diversidad e inclusividad, considerando que esta toma de consciencia es una respuesta de una sociedad madura.

Tierra Virgen I (Idealización del volcán Chimborazo) 2024. Foto: Oak Taylor-Smith.

Pérez Rubio ha definido el pabellón como el lugar donde la sociedad española puede sentirse lo suficientemente madura como para tener una visión crítica de sí misma y, al mismo tiempo, intentar reconciliar estas historias, a veces traumáticas, difíciles de escuchar y poco confortables para muchas personas. Sin embargo, si las asumimos, es posible construir un futuro libre, democrático, sostenible, accesible y diverso.