Pablo Gandía

Habiéndome criado en un pueblo valenciano de larga trayectoria textil, y con un padre que pertenecía al sector, difícil era (por no decir imposible) que tarde o pronto acabase interesándome por el diseño. También escribiendo sobre ello. Y hasta dedicando mis ratos libres a descubrir esos bares y locales con solera de Madrid, donde vivo, que llevan a preguntarse hasta qué punto el diseño (el caro y el barato, el estudiado a conciencia pero sobre todo el concebido deliberadamente) está presente allá donde uno menos se lo espera.