SUSCRÍBETE

~ Versión Print

Fotografía: Lojas Com História

9 tiendas históricas en Lisboa que no te debes perder

Más allá de la Rua Augusta y la Praça do Comércio, los blancos y amarillos elevadores da Bica o el barrio de Alfama, en la capital portuguesa también se puede descubrir una serie de negocios míticos que han sobrevivido intactos al paso del tiempo. Hay desde joyerías a zapaterías, pasando por emblemáticos restaurantes o palacetes repletos de antigüedades locales.

Cualquiera que haya visitado Lisboa habrá podido vislumbrar el enorme respeto con el que se preserva buena parte del pasado de la capital portuguesa. Y es que, si alguien sabe lo que supone perder la herencia propia, esos son sin duda los habitantes de esta urbe que vieron su ciudad quedarse devastada al completo por el terremoto de 1755, seguido de varios tsunamis y posteriores incendios. Tras la catástrofe en serie, hubo que decidir si mudarse a otro sitio más seguro o alzar de nuevo la capital en el mismo enclave, que fue por lo que finalmente se optó. Aunque no de cualquier manera: Lisboa se reconstruyó, como si de un ave Fénix se tratara, a partir de un plan de urbanismo liderado por el Marqués de Pombal que en su día fue ejemplo a seguir para el resto de Europa.

Vista de la fachada del restaurante Estrela da Sé en la capital portuguesa. En portada, un resumen del lujo que contempla la tienda de la Confeitaria Nacional.

Acceso al Palácio do Correio Velho, una de las 9 tiendas históricas en Lisboa que no te debes perder.

De nuevo, el restaurante Estrela da Sé fundado por una pareja de hermanos gallegos.

La nueva Lisboa, además, contaba con una identidad mucho más fuerte y personal que hoy sigue presente. Se ve en sus calles adoquinadas y en el uso tan estudiado del color, pero también en la arquitectura de sus edificios cuyas fachadas, sí o sí, debían prestar atención a las carpinterías, los balaustrados de los balcones y la formación de cubiertas. Pero no solo eso. Cada bloque tuvo que respetar un alto y un ancho, y en los bajos debía albergar comercios que han sobrevivido de generación en generación como, precisamente, los que en MANERA recomendamos a continuación. No solo porque constituyen un rara avis sino porque, al traspasar sus puertas, el interiorismo que proponen es testigo de un diseño insólito al que, a juzgar por las imágenes de abajo, bien vale dedicarle una larga y exhaustiva visita.

01. Caza das Vellas Loreto

A todo apasionado del pasado le encantará visitar esta tienda, de las más históricas de Lisboa, abierta desde 1789 en el mismo local donde hoy se emplaza (Rua de São Marçal, 194). ¿Su fuerte? El único producto que la familia propietaria expone y vende en esta boutique de maderas centenarias y vitrinas de cristal rematadas por arcos ojivales: adentro se pueden comprar las velas que los dueños confeccionan tras el mostrador, en el taller propio, siguiendo los mismos procedimientos artesanales por los que se hicieron famosos cuando, en el siglo XVIII, el gas y la electricidad todavía no habían llegado a la capital portuguesa. Como recomendación, en toda visita a Caza das Vellas Loreto toca fijarse (o incluso fotografiar) el maravilloso reloj de péndulo situado sobre el arco entre la tienda y la fábrica trasera.

Muchas de las velas y objetos que venden en Caza das Vellas Loreto vienen adornadas con telas bordadas a mano.

Fachada de esta tienda de velas en una de las históricas calles de la capital lusa.

02. Tienda Luvaria Ulisses

Pocos negocios han logrado resistir como lo ha hecho la tienda Luvaria Ulisses (Rua do Carmo, 87A), puesto que tan solo permite un máximo de tres clientes debido a sus reducidas dimensiones. Aunque muy bien aprovechadas porque, en apenas unos metros cuadrados, la familia que regenta este local de Lisboa desde 1925 propone guantes de lujo confeccionados a la antigua usanza. O sea, en siete medidas distintas y a elegir en piel de oveja, con lazo en el dorso, acompañados de un botón o con bordados que se personalizan aquí mismo mientras uno espera fijándose en la decoración del sitio. De la cual, por cierto, fue responsable Carlos de Alcântara Knotz, tallador de madera de la antigua firma local Barbosa & Costa.

Entrada a la tienda Luvaria Ulisses en Lisboa. Adentro trabajan sus guantes con los mismos instrumentos y una materia prima idéntica a la del primer día.

Los detalles originales llenos de lujo siguen intactos en las paredes de este comercio lisboeta.

Interiores de Luvaria Ulisses cuyo amplio horario comprende de lunes a sábado, de 10 de la mañana a 7 de la tarde.

03. Palácio do Correio Velho

Con la inmensa tradición que el país luso atesora en artesanía, lógico es que exista una casa de subastas como esta, especializada desde su nacimiento en 1989 en todo tipo de objetos. Tienen libros raros, como ellos mismos los describen, grabados antiguos, medallas, porcelana patria, juguetes clásicos y hasta vinos, los cuales pueden apreciarse en el Palácio do Correio Velho (Calçada do Combro, 38) en el que se ubica este negocio. Curiosamente, un edificio de estilo barroco que empezó a construirse en el siglo XVIII pero que, entre varias vicisitudes como la del terremoto de Lisboa, no se terminó hasta el año 1801. Hoy, entre los techos con vigas de madera originales y ornamentos de piedra, esta casa actúa como la representante oficial en Portugal de la inglesa Sotheby’s. ¿Alguna pieza de arte histórica que aquí se haya subastado? De acuerdo a Lojas Com História, la primera de todas fue ni más ni menos que, atención al dato, la biblioteca personal de los reyes Carlos I y Manuel II.

El Palácio do Correio Velho se plantea como uno de los mejores enclaves para comprar artesanía portuguesa y todo tipo de objetos preciados.

Interiores de esta casa de subastas.

Antes de visitar el El Palácio do Correio Velho conviene revisar su horario en su página web y, a poder ser, concertar cita previa.

04. Joyería Leitão & Irmão

Igual que el Palácio do Correio Velho, también este histórico negocio abrió sus puertas en el XVIII. Aunque lo hizo en Oporto y centrándose en orfebrería popular como colgantes y pendientes de corazón de filigrana. Sería un siglo después cuando su sede cambiaría a Lisboa, al mismo local de hoy (Largo do Chiado, 16-17), y como una joyería de lo más consagrada. Puesto que Leitão & Irmão, por aquel entonces, ya había conseguido ser la proveedora oficial de la familia real portuguesa y de la Casa Imperial de Brasil. Pero, ¿y qué hay del diseño de su actual tienda? En ella se exponen algunas de las piezas más primigenias de esta casa a lo largo de un interiorismo austero y racional, donde el amarillo propio de la marca se aplica en un caparazón que en su día proyectó el arquitecto Ronald Gordon Hart.

Joyas, avalarios e instrumentos preciados son varias de las reliquias que se pueden comprar en esta joyería.

Detalle de los objetos elaborados por la joyería Leitão & Irmão en Lisboa.

Panorámica del interior de Leitão & Irmão.

05. Confeitaria Nacional

En paralelo a los clásicos pasteles de Belém tan arraigados a la ciudad, la capital lusa propone infinidad de dulces como los que se venden desde 1829 adentro de la pastelería más antigua de Lisboa (Praça da Figueira, 18B), cuyo interior es otro viaje en el tiempo de los que merecen muchísimo la pena. Prueba de ello son las dos plantas de la pastelería Confeitaria Nacional, la primera dedicada a la venta y la segunda, planteada a modo de cafetería, en las que se puede ver la inspiración tan clara de las confiterías que abundaban en París hace justo dos siglos. Hay una monumental escalera de caracol que conecta ambos niveles, lámparas de araña, meriendas servidas siempre con mantel, teléfonos originales de la época y, por supuesto, platos tan emblemáticos como el Pastel del Rey, una receta que el hijo del fundador adoptó de los famosos roscones de reyes franceses, más conocidos como Gâteau des rois.

Además del Pastel del Rey, en la tienda de la Confeitaria Nacional en Lisboa es posible comprar bollos con mermelada, las tartas al estilo de Viana o los bizcochos preparados en distintas capas.

Vista de la escalera de caracol estructurada en madera.

Así es el lujo interior que propone esta pastelería lisboeta en su planta superior.

06. Retrosaria Bijou

Si en Madrid existe la plaza de Pontejos donde se agolpan las mercerías más históricas, en Lisboa la equivalente podría ser la Rua da Conceição, a pocos metros de la Praça do Comércio, cuyo número 91 aguarda una fachada a medio camino entre el Art Nouveau y el estilo Rococó. En ella se puede leer todavía un cartel con la palabra Retrozaria con ‘z’, que era la forma con la que antes se designaba a las mercerías. ¿Y qué hay nada más cruzar la puerta de la Retrosaria Bijou? Un mundo de exquisiteces presente desde 1915 y con los techos y los muebles (incluyendo la original máquina de cobro) que figuraban en el negocio anterior a la mercería. De hecho, la única modificación que aquí se ha efectuado con el tiempo es la de los suelos. El resto, por suerte, permanece exactamente igual que desde el primer día.

A través de una de las calles más históricas de Lisboa se accede a esta minúscula mercería.

Detalle del interior de Retrosaria Bijou.

En Retrosaria Bijou todavía es posible comprar (y pagar) mediante esta centenaria caja de cobro fabricada en latón.

07. Ultramarinos A Mariazinha

Pese a que la tienda original se encontraba desde 1934 en el casco histórico de Lisboa, la familia de estos ultramarinos se mudó en el 57 al local en el que todavía siguen actualmente (Avenida Rio de Janeiro, 25B) vendiendo todo tipo de delicias para el paladar. ¿Ejemplos de aquello que sí o sí hay que comprar aquí? De A Mariazinha no hay que perderse sus harinas, chocolates, frutos secos o fruta escarchada, como tampoco sus tés y cafés de autor que además se muelen aquí mismo in situ. También merece mucha atención las estanterías, tarros, instrumentos especializados, carteles ilustrados y envases que llevan presidiendo el minúsculo local durante décadas, perfectos para recrearse en la más pura nostalgia hacia el mundo vintage lisboeta.

Otra de las virtudes de esta tienda de ultramarinos lisboeta es que vende muchos de sus productos a granel.

Entrada a la tienda A Mariazinha.

Vista de los interiores de esta histórica tienda en Lisboa.

La marquetería original de 1957 de A Mariazinha todavía puede disfrutarse en primera persona.

08. Sapataria do Carmo

No siempre un negocio puede permanecer en manos de la misma familia. Pero hay veces en que, cuando eso ocurre, los nuevos dueños gozan de la suficiente buena visión como para manter el espíritu genuino, que es lo que han hecho los propietarios actuales de esta zapatería de Lisboa llamada Sapataria do Carmo (Largo do Carmo, 26). Y no solo porque hayan preservado la localización original de la tienda de principios del XX, sino porque su minúsculo interior sigue conservando los muestrarios de madera a cada lado del local, además de la mayoría de proveedores. Y es que, en la actualidad, quien quiera comprar unos zapatos de este negocio, a casa se llevará un calzado hecho a mano con cuero portugués e italiano. Y con unas suelas de ese mismo material tan esculturales como los bancos que hay adentro del comercio.

Con un horario que abre todos los días de la semana, esta tienda ha conseguido reinventar el negocio del calzado local.

Detalle de los asientos que contempla la Sapataria do Carmo en Lisboa.

Los nuevos dueños de esta zapatería lisboeta abrieron en 2014 una tienda justo al lado titulada Shoes You by Sapataria do Carmo.

09. Restaurante Estrela da Sé

Lisboa también tuvo un tiempo en el que se recreó en lo castizo, y buena prueba de ello es el restaurante Estrela da Sé (Largo de Santo António da Sé, 4), con una historia que es de hecho española. El local lo montaron dos hermanos de Pontevedra, primero produciendo pan para militares y ya, en 1857, como casa de comidas que servía incluso al expresidente Mário Soares cuando estaba en prisión. Pero, ¿a qué viene ese diseño estructurado en cubículos de madera?

No es casual, sino que realmente se trata de la distribución que antes tenían los bares de la capital y que aquí aparece maravillosamente conservada para dar intimidad a los comensales entre una buena variedad de platos. Como por ejemplo la morcilla y el chorizo a la parrilla, o el hígado a la portuguesa. En esencia, recetas perfectas con las que despedirse por todo lo alto de la ciudad lusa, habiendo visitado y disfrutado de estas 9 joyas históricas recomendadas en MANERA.

Aquí es posible degustar la auténtica cocina local (con ecos castellanos) durante un horario ininterrumpido que va de lunes a domingo, de 9 de la mañana a 10 de la noche.

De la mano de paredes revestidas con las clásicas baldosas de la ciudad, el restaurante Estrela da Sé dispone justo en la entrada de una zona de licores y comidas informales.

Detalle de los complementos de decoración que pueden verse en este espacio gastronómico de la capital portuguesa.

* Especial agradecimiento a Lojas Com História por las imágenes cedidas y la información minuciosa proporcionada sobre cada una de estas tiendas históricas de Lisboa.