Attua Aparicio: “No me gustan las etiquetas. Tengo un poco de artista, de diseñadora y de artesana”

El Design Museum de Londres acaba de reconocer el trabajo de la diseñadora española afincada en Londres Attua Aparicio con el Premio Ralph Saltzman 2024. La entrevistamos en su estudio al este de Londres, donde charlamos sobre su forma de ver el diseño y su trabajo experimental con materiales como el vidrio de borosilicato y la arcilla.

En su luminoso y ordenado estudio, en un cul de sac al este de Londres a 10 minutos andando de la estación de metro de Stratford, la conversación con Attua Aparicio (43 años) va saltando de sus anécdotas infantiles en Villaco (el pequeño pueblo de su abuela en la provincia de Valladolid), a su vida en Londres, su trabajo o su recientemente estrenada faceta como tía. “No me gustan las etiquetas”, dice tajante con una enorme sonrisa que esconde una manera de ser inquieta e inquisitiva. “Tengo un poco de artista, de diseñadora y de artesana. Ahora que me han dado el premio [se refiere al Premio Ralph Saltzman 2024, dotado con con 5.000 libras, y que desde hace tres años otorga el Design Musuem de Londres a un creador emergente] lo primero que pensé fue: ¿a mí?, pero si yo no hago diseño; no hago sillas ni muebles”.

Attua Aparicio se apoya sobre una de las piezas en las que actualmente está trabajando: el taburete Woven Snakes, en su estudio en Stratford, al este de Londres. © RFB 2024.

“Experimental, divertido y materialmente innovador”, el trabajo de Aparicio destaca por el hábil manejo de materiales como la arcilla y el vidrio de borosilicato. El resultado son piezas atractivas a la vista y el tacto que enseña detalladamente en su perfil de Instagram. Entre las más destacadas están la serie de luminarias AJ –en colaboración con el artista Jochen Holz–, que presentó durante la Semana del Diseño de Milán en 2023, y las esculturas y maceteros Digit Texture, con las que explora “las posibilidades de la arcilla de distintos colores con la idea de dar a la pieza forma, color y estampado a la vez”.

Digit Texture es una colección de esculturas y macetereros en arcilla. En la imagen, uno de los que se expuso en la muestra ‘No Ordinary Home’, en la Nicoletta Fiorucci Foundation. © Angus Mill / Cortesía Attua Aparicio.

“Me he centrado en mezclar cerámica con vidrio de borosilicato porque es un material que no se puede reciclar. Me interesaba saber cómo podía recuperarlo; darle una nueva oportunidad”. En general, la filosofía de diseño (y de vida) de Aparicio gira en torno al interés por el medioambiente y la recuperación de materiales. Reconoce que intenta trabajar con materiales lo menos perjudiciales posibles. Con su propia casa da ejemplo. “Acabamos de renovarla y lo hemos hecho con materiales cálidos, sostenibles y reciclados. Los electrodomésticos y el suelo de la planta de arriba los hemos recuperado de una vivienda en Londres que iban a renovar por completo”.

El trabajo reciente de Aparicio explora las posibilidades de la arcilla y el vidrio de borosilicato, un material no reciclable al que busca darle una nueva vida. © RFB 2024.

Lamp Violet de Alcova Project Space, presentado junto al artista Jochen Holz en la Semana del Diseño de Milán en 2023. © Cortesía de Attua Aparicio.

UN TRABAJO INNOVADOR CENTRADO EN LA INVESTIGACIÓN CON LOS MATERIALES

De familia de médicos, al terminar la carrera de ingeniería técnica de diseño industrial en 2004 en Madrid, decidió que le interesaban especialmente asignaturas relacionadas con “la estética y el dibujo técnico”. Pasó por el CEU de Valencia y luego por el Royal College de Londres, donde estudió diseño de producto y fundó SILO Studio con Oscar Lessing. Empezó entonces a experimentar e innovar con materiales de forma más directa. Precisamente, sobre el concepto de innovación, cree que está muy ligado con la experimentación. “Un experimento hay que hacerlo para averiguar qué ocurre. No hay que estar preocupado por el resultado. Experimentar es hacer algo sin saber qué va a pasar”. Cuando empezó a trabajar con el vidrio de borosilicato, probó primero con un tubo cerámico que cubrió “con chispitas de cristal blanco y negro”. 

El problema de la innovación con materiales es que lleva mucho tiempo y no encaja con un plan de negocio a corto o medio plazo, algo en lo que últimamente reconoce que está “tratando de poner algo más de esfuerzo”. De todos sus proyectos, el más comercial son los Expressive Proverbs: una serie de 100 platos con defectos de fabricación que compró cuando estuvo haciendo una residencia en China, en la ciudad de Jingdezhen, en 2019. “Se vendieron bien porque son pequeños, se cuelgan de la pared y tienen un precio asequible para ser un objeto de decoración”. 

Uno de los 100 platos de la serie Expressive Provers, que Aparicio diseñó en 2019 durante una estancia en China en los que sobre un proverbio chino aplica un emoticono hecho con vidrio de borosilicato. © Cortesía Attua Aparicio.

Con este centenar de platos, todos diferentes entre sí, su intención es hacer visible que cada vez que se fabrica algo se generan residuos. Son, además, “un retrato de mi estancia en China; de cómo me sentía. Estaba fascinada por la cultura china y su increíble lenguaje de símbolos que no entendía. Yo solo me comunicaba con emoticonos y gestos. Expressive Proverbs viene a combinar ambos lenguajes” dice. Aparicio se enfoca en que sus diseños aporten información al verlos y al tocarlos. “Me gusta trabajar con las manos porque cada pieza es única. Mi trabajo está muy centrado en la investigación directa con materiales. Con cada pieza pruebo algo nuevo, y aunque trato de hacer pequeñas producciones partiendo de la misma idea, con la forma que tengo de construirlas siempre son diferentes”. 

Solaris de Esgueva, en colaboración con su hermana Saelia para la galería FUMI de Londres. © Cortesía Fumi Gallery.

INFLUENCIAS DEL MUNDO TEXTIL

¿Qué dos de sus diseños cree que mejor la definen? Su primera elección es la estantería Solaris de Esgueva, realizada en colaboración con su hermana Saelia para una exposición en la galería FUMI de Londres en mayo de 2022. “Es una pieza más compleja y grande. La limitación del tamaño es muy importante en el diseño y éste, que combina dos materiales, tiene algo de ingeniería”. En segundo lugar menciona “las que he hecho durante mi última residencia en Holanda [se refiere a una serie de artísticas planchas, todas diferentes, donde mezcla diferentes barros y vidrio de borosilicato sobre una base de arcilla, que diseñó tras su paso por el EKWC: el European Ceramic Workcentre, donde disfrutó en 2023 de una residencia de tres meses financiada por Acción Cultural Española] y que tienen muchas influencias del mundo textil”. 

Su trabajo más reciente son los taburetes Woven Snakes: “una combinación de Solaris de Esgueva y las planchas que he hecho en el EKWC”. En el estudio hay tres en el suelo. Aparicio pasa la mano por ellos con cuidado. Está colaborando con una tapicera para dar forma a un asiento que encaje con la arcilla y las ‘serpientes’ de vidrio de borosilicato que adornan la pieza. Su ambición: seguir evolucionando para dar forma a una colección más amplia y compleja.

Intertwined, una de las planchas diseñadas por Aparicio durante su estadía en el European Ceramic Workcentre en 2023. © Joost Verpoort / Cortesía Attua Aparicio.