Fotografía: Mattia Aquila

Casi 100 años diseñando los tejidos más sofisticados del mundo: este libro se adentra en la historia de Pierre Frey

Flammarion acaba de editar un nostálgico y bellísimo tomo que es un homenaje a los diseños de esta Maison y a la vida que lleva dedicándole durante décadas Patrick Frey, la segunda generación de la firma y su actual responsable. Hablamos con él.

Telas, papeles pintados, alfombras y muebles. “Es una historia familiar de pasión y creatividad”, reza su título tan acertado. Y es que, inseparables e íntimamente unidas, la historia de la Maison Pierre Frey y la de Patrick Frey, su dueño y director artístico, hablan de devoción y transmisión, entusiasmo y creación, colores y materiales. Diseño en mayúsculas. “Lo que más me gusta de mi trabajo es la libertad que tengo para expresar mi creatividad sin límites. Poder reinventarme constantemente y explorar nuevas ideas es increíblemente gratificante, buscar la originalidad y la novedad. Mi trabajo no está dictado por las tendencias; más bien es una profesión de transmisión, donde heredo y perpetúo un legado. Durante los últimos 40 años no he sentido que trabajaba ni un solo día”, comienza Patrick, que ha querido resumir su marca y trayectoria vital lanzando un magnífico libro editado por Flammarion.

Una tela de finales del XVIII conservada en los archivos de Pierre Frey, que ahora se reproduce bajo el nombre de Amboise, colección Anniversaire 1823-2023. En portada, Patrick Frey y la diseñadora Catherine Pierlovisi en los estudios de diseño de la marca.

Patrick Frey y Sophie Rouart, directora de patrimonio de la Maison.

Detalle de un telón de raso de seda datado de la segunda mitad del XIX.

Vista del estudio de diseño de la marca.

Plantillas de muebles en cartón.

Brocados y damascos, terciopelos de seda tejidos a mano, telas tradicionales estampadas en madera, motivos contemporáneos convertidos en obras de arte… Esta empresa familiar fundada en 1935 es hoy famosa por la diversidad de estilos y la osadía de sus diseños, y se ha consolidado en el mundo del lujo doméstico y decorativo como maestro indiscutible en telas y papeles, combinando artesanía y modernidad. Más que una compañía, la Maison Pierre Frey es una forma de vida centrada en el arte y la cultura, que Patrick Frey viene inculcando desde hace casi 50 años tras tomar las riendas de su padre, cuando se incorporó en 1970.

Un exquisito volumen

Su intuición le llevó a hacerse cargo de las marcas emblemáticas Braquenié, Boussac, Fadini Borghi, Le Manach y Thorp, lo que demuestra su apego al patrimonio textil y a la preservación de un saber hacer ancestral. Este libro de 400 páginas repletas de telas, tramas, hilos, colores y estampados, con las inspiradoras fotos de Mattia Aquila y disponible en inglés y francés, es un homenaje a la tradición y la innovación, una inmersión en el universo de Pierre Frey, uno de los principales actores de la industria textil y de la decoración. Con él, Patrick ha querido compartir su herencia, la belleza y la variedad de sus colecciones actuales y pasadas, y los secretos del éxito de la firma con sede en Francia.

Muestras de terciopelos, toiles de Tours, telas bordadas y colchas de Le Manach (siglos XVIII-XX).

Textiles de la colección de Élise Djo-Bourgeois pertenecientes al tapicero Maurice Lauer que datan de los años 20.

Colección de colchas de piqué (siglos XVIII-XX).

“La idea surgió de mi deseo de dejar algo a mis nietos. Inicialmente comenzó con unas pocas páginas, centrándonos en el patrimonio cultural. Sin embargo, evolucionó hacia algo mucho más grande que abarca el trabajo de mi vida entera y los valores que quiero transmitir. Con él he querido mostrar mi viaje, la importancia de la historia, la familia y los principios que me han guiado a lo largo de mi carrera”, cuenta. Además de sus propios diseños, Pierre Frey posee uno de los archivos textiles privados más importantes del mundo, con más de 25.000 documentos que datan desde el siglo XVI hasta la actualidad, algo que también se puede disfrutar en el libro.

La fórmula de la supervivencia

“En todo este tiempo, nuestra empresa ha experimentado importantes transformaciones. Nunca hemos repetido lo mismo dos veces; en cambio, nos reinventamos constantemente y superamos los límites del diseño. Nuestra audacia y capacidad de sorprender han sido siempre nuestras señas de identidad. Pero también hemos protegido la herencia artística, reconociendo la importancia de la historia para crear algo hermoso. Nuestros productos han evolucionado para adoptar este espíritu, reflejando un compromiso con la innovación, la conservación y la belleza atemporal”, dice.

“Hemos dedicado un capítulo entero del libro a nuestros archivos, entendiendo que no hay creación sin memoria. ‘No existe el diseño amnésico’, afirma Philippe Starck. Al salvar, preservar y revitalizar los tesoros del patrimonio francés, en Pierre Frey hemos tejido una de las historias más hermosas de nuestro viaje. Y miramos al futuro con ilusión. Seguiremos superando nuestros límites, explorando nuevos territorios y continuaremos creando lo nunca antes visto para hacer soñar a nuestro público”, remata orgulloso. Por muchos años más.

Muestras de hilo y color de esta firma francesa.

Construido en 1675, el edificio que alberga la sede de Pierre Frey desde 1937 está situado en el número 47 de la rue des Petits-Champs de París.
 

Portada de la edición francesa del libro de Pierre Frey.

Silla Anne diseñada por Gonçalo Campos y tapizada en Les Baguettes sobre alfombra Behanzin Axminster de Le Manach.