Enzo Mari: 6 cosas que deberías saber sobre una de las grandes figuras del diseño contemporáneo

Viajamos a Londres para visitar la muestra que el Design Museum dedica al icónico diseñador y seleccionamos los seis datos más interesantes sobre su ya de por sí interesante vida

Una interesantísima muestra en el Design Museum de Londres repasa hasta el próximo 8 de septiembre el enorme legado del diseñador italiano Enzo Mari, fallecido durante la pandemia de 2020 a los 88 años. Comisariada por Hans Ulrich Obrist y Francesca Giacomelli, nos hemos acercado a verla y te contamos seis cosas que, quizá, desconocías de un pionero del diseño italiano y de uno de los diseñadores más importantes del siglo XX. 

Vista de la muestra de Enzo Mari Comisariada por Hans Ulrich Obrist con Francesca Giacomelli © Eva Herzog para el Design Museum.

1. Dejó el colegio para ayudar a su familia…. y terminó creando más de 2.000 proyectos

Enzo Mari nació en Novara, Italia, en 1932, en una familia de clase obrera que se marchó a Milán cuando él era un niño. Mari tuvo que dejar el colegio y ponerse a trabajar para ayudar en casa, pero finalmente terminó estudiando en la Academia de Bellas Artes de Brera, que no exigía un título de bachillerato. Allí, experimentó con el color y los volúmenes en diferentes cursos y seminarios y antes de los 30 ya se había hecho un nombre en la descollante escena artística italiana. En sus años de estudio, Mari absorbió todo lo que pudo. Luego, esa información le sirvió para desarrollar un método de trabajo inquisitivo y riguroso que dio como fruto un amplísimo legado que va más allá del diseño industrial.

Equipo para la investigación de las relaciones entre color y volumen. 1952. Fotografía atribuida a Paolo Monti.

Per forza di levare, “jarrón roto”. KPM Berlin.

2. Una exposición cambió el curso de su carrera

En 1962, la muestra Arte programado. Arte cinético. Obras múltiples. Obras abiertas, que el fabricante italiano Olivetti organizó en sus showrooms de Milán, Venecia y Roma, reunió por primera vez a artistas de distintos movimientos artísticos. Enzo Mari era uno de ellos. La exposición estuvo de gira tres años en diferentes ciudades de Italia y del resto del mundo y fue todo un éxito. El filósofo y escritor Umberto Eco, autor de libros como El nombre de la rosa o El Péndulo de Foucault y Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades en 2000, escribió de forma muy elogiosa sobre ella.

3. Su etapa como diseñador industrial despega en 1958 de la mano de Danese

La fulgurante entrada de Mari en el diseño industrial se produjo en 1958, cuando conoció a Bruno Danese y Jaqueline Vodoz, fundadores de Danese Milano. En ellos encontró la misma pasión por el diseño que él tenía y Danese se convirtió en su plataforma de su investigación durante varias décadas. A la hora de diseñar sus primeros objetos domésticos, Mari recurriría a herramientas y técnicas sencillas. En realidad, buscaba revelar las cualidades del material reduciendo al mínimo su intervención.

‘16 animales’ (1957), uno de sus primeros diseños para Danese Milano. © Danese Milano / Federico Villa. Cortesía Design Museum.

Primer plano de Lo zoo di Enzo de Nanda Vigo: una de las obras en honor a Mari con las que concluye la visita a la muestra del Design Museum. © Eva Herzog 

4. Su trayectoria está marcada por una gran innovación y un ‘error’ que derivó en su ‘Proposta per un’autoprogetazzione’

La estantería modular Glifo supuso un punto de inflexión en la carrera de Mari. formada por ligeros paneles de plástico que se encajan entre sí gracias a unos bordes dentados (por lo tanto, no son necesarios clavos ni tornillos), Mari obtuvo una patente industrial. Con Glifo apenas se desecha material. Su embalaje es sencillo y, como es modular, puede diseñarse como mejor convenga. Es una pieza que ya revelaba los rasgos que lo definirían como diseñador. “De Mari me gusta sobre todo el aspecto social de su trabajo y cómo entendió y usó el diseño como una herramienta para el cambio”, comenta Attua Aparicio, diseñadora española afincada en Londres. 

No solo los éxitos ayudaron en su evolución como diseñador. En 1971, Mari diseñó el sofá-cama Day-night, un fracaso comercial que él achacó sobre todo a que al público en general se le incita a seguir modas. Este ‘error’ hizo que en su ideario calase todavía más la certeza de que un diseño es de calidad cuando su forma no solo “parece” sino que “es”. El afán de educar y compartir esta noción, le llevó a escribir y publicar su Proposta per un’autoprogetazzione (1974): un manual sobre cómo hacer uno mismo algunas de sus piezas.

Dibujos y croquis relativos a ‘Proposta per un’autoprogetazzione’ que se pueden ver en la muestra. © Eva Herzog. 

5. Diseñó un calendario icónico que lleva produciéndose seis décadas

Piénsalo… ¿en cuántas mesas hay productos que tengan más de 60 años? Los calendarios Formosa (de pared) y Timor (de mesa), que todavía produce Danese después de más de seis décadas, están entre los diseños más icónicos de Mari. El calendario Formosa no puede ser más sencillo. El día del mes, el de la semana y el mes en cuestión, se seleccionan de una especie de baraja de tarjetas de plástico sobre una base de aluminio. En el caso de Timor (en la foto), la fecha se selecciona del abanico de tiras de distintos tamaños insertas en la estructura de plástico.

Los calendarios de mesa Formosa (1963) y Timor (1966) para Danese Milano se siguen produciendo. © Danese Milano

Camicia. Florero de cristal con cilindro de aluminio. Danese Milano. Colección permanente, Triennale Milano.

6. Conclusión: por qué Enzo Mari es eterno y sigue siendo una referencia para cualquier diseñador

Ecología, consumismo, creatividad. Mari entendía el diseño como una disciplina capaz de elevar la experiencia del usuario, pero, sobre todo, del diseñador. Por eso, más allá de gustos, es y será una referencia para cualquiera en el gremio. “Conocí su trabajo a través de su libro Autoprogettazione, que es uno de mis proyectos favoritos porque, aunque simple, deja clara su concienciación por medio ambiente y su esfuerzo para frenar el consumismo. Además, desafía los medios de producción poniendo al usuario al frente y ofreciendo diseños resistentes al paso del tiempo”, apunta Attua Aparicio. Enzo Mari, que previó antes que nadie los peligros de la cultura del usar y tirar y abogó por formas esenciales y duraderas en pos de un futuro sostenible, continúa siendo hoy más actual que nunca.