SUSCRÍBETE

~ Versión Print

El rico pasado y presente del diseño en México se plasma en el nuevo libro de Newell Turner

En Mexican: A Journey Through Design, el editor estadounidense (hoy afincado en el país latinoamericano) recorre la esencia de la cultura mexicana, desde el Art Déco y el Surrealismo a la estética colonial. Su prólogo, escrito por la periodista Susana Ordovás, lo comparte ella misma en exclusiva para MANERA.

México no es perfecto, pero es encantador”, me dijo Newell Turner durante una íntima conversación. Nos habíamos conocido hacía relativamente poco, pero inmediatamente reconocí en él un espíritu afín. Mientras expresaba su profundo amor por México y su diseño, como extranjera viviendo en esta fascinante y vasta tierra de contrastes, aprecié su pasión por este lugar al que ambos habíamos elegido llamar hogar. Recuerdo aterrizar en la Ciudad de México por primera vez hace veintitantos años. Trabajaba para una agencia de prensa que me había llevado a los rincones más lejanos de la Tierra y estaba deseando por fin trabajar en un país donde pudiera hablar el idioma y relacionarme con su gente y su cultura.

Entre los proyectos de este libro editado por Vendome Press destaca el salón del arquitecto Bruce Bananto en Mérida, Yucatán (foto: Newell Turner). En portada, Casa Cayman, la residencia del anticuario y diseñador Michael Possenbacher en la costa del Océano Pacífico en México.

Así es la residencia en Mérida de Newell Turner y Douglas Clarke, cuya rehabilitación corrió a cargo de Workshop Architects. Foto: Newell Turner.

El libro Mexican también plantea una visita a la cocina de la interiorista Michelle Nussbaumer. Foto: Douglas Friedman / Trunk Archive.

También me entusiasmaba la posibilidad de visitar un lugar del que tanto había oído hablar. Mis padres habían viajado aquí cuando era niña y regresaron con historias fascinantes de una tierra asombrosa. Las pulseras de plata adquiridas en Taxco que adornaban los brazos de mi madre brillaban y bailaban mientras me mostraba fotografías de la Pirámide del Sol en Teotihuacán. Era la primera vez que veía motivos aztecas y quedé irremediablemente cautivada.

Un antes y un después

Poco imaginé que esta nación seductora algún día significaría tanto para mí y tendría una influencia tan grande en mi vida. Porque es aquí, en este país idiosincrásico donde he echado raíces, que he descubierto el verdadero sentido de la estética. Construido por mentes revolucionarias y manos artesanales, México encanta y conmueve el alma y, ​​de hecho, es un crisol de diferentes estilos, un país con muchas caras. Es una tierra de extremos; desde áridos desiertos hasta densas selvas tropicales, desde profundos cañones hasta valles fértiles. Bañado por el Atlántico a un lado y el despiadado Pacífico al otro, es un territorio accidentado donde la muerte siempre está presente, probablemente por eso la vida es tan apreciada y la alegría de vivir se manifiesta en todos los aspectos de la existencia.

Interior de Las Pozas, la vivienda del ya fallecido Edward James en Xilitla, San Luis Potosí. Foto: Mark Luscombe-Whyte / The Interior Archive.

Siguiendo el estilo tradicional Maya, en Mérida se erige esta casa en la piscina dentro de la residencia del arquitecto Bruce Bananto. Foto: Newell Turner.

México es también una tierra mística con una sorprendente mezcla de costumbres indígenas y españolas. La riqueza de su herencia prehispánica y colonial, así como el legado de figuras destacadas como el muralista Diego Rivera, la artista Frida Kahlo y el arquitecto Luis Barragán, se han transmitido de generación en generación. Salpicando el paisaje se encuentran antiguas ciudades coloniales y pueblos rurales donde los artesanos todavía tejen textiles en telares tradicionales y crean una increíble variedad de objetos de arcilla, madera tropical, fibras naturales y piedra de lava, todos producidos a mano.

Riqueza en su máxima expresión

Tierra de toltecas, aztecas y mayas, México tiene una cautivadora historia que ha fascinado a viajeros durante siglos. El auge y la caída de grandes civilizaciones, la dramática colisión y fusión de culturas y una guerra revolucionaria que cambió el panorama político del país y renovó su sentido de la singularidad cultural son parte de su identidad.

Mexican: A Journey Through Design contempla la Casa Luna, una obra del arquitecto Manolo Mestre en Puerto Vallarta, Jalisco. Foto: Mark Luscombe-Whyte / The Interior Archive.

También en Mérida, México, se alza la residencia privada y los jardines diseñados por Lisa Gaffney. Foto: Newell Turner.

Vista de Casa Escuela, a cargo del arquitecto Ezequiel Farca y la diseñadora Mónica Calderón. Este edificio, además de vivienda personal, también funciona como residencia artística y hub cultural en Mérida. Foto: Fernando Marroquín.

Cuando los conquistadores llegaron en 1519 quedaron hipnotizados por la impresionante arquitectura y la intrincada planificación urbana que encontraron en la gran ciudad de Tenochtitlán, antigua capital del imperio azteca (actual Ciudad de México). Los españoles trajeron su propio bagaje cultural a las tradiciones nativas que florecieron aquí, lo que resultó en una herencia en diseño extraordinariamente rica y de múltiples capas que sobrevive hasta el día de hoy. Con el tiempo, los indígenas de México, descendientes de los grandes constructores y escultores de la época precolombina, combinaron con naturalidad sus diseños con esquemas decorativos importados de España, un país cargado de influencias de otras culturas.

Recorrido de gran altura

Fue esta extraordinaria combinación la que produjo la vitalidad de la herencia en diseño sin igual que México posee hoy en día. De hecho, Newell entiende que esta particular mezcla de cultura y diseño solo podía surgir en un país que ha vivido una historia tan especial. Poseído por una sensibilidad excepcional y una verdadera comprensión hacia México, Newell invita al lector a emprender un viaje visual extraordinario. Descubrirás fascinantes imágenes de interiores, arquitectura y cultura mexicana que revelan la rica historia y las tradiciones en diseño y en estilo de este país, todo a través de su punto de vista sofisticado y singular.

Perspectiva del antiguo apartamento del interiorista Dirk-Jan Kinet en el centro de Ciudad de México. Foto: Lorena Darquea.

En este libro sobre México no falta la biblioteca privada del arquitecto Pedro Reyes y la diseñadora de moda Carla Fernández en la capital. Foto: Giorgio Possenti.

Newell tiene una capacidad excepcional para observar y escuchar, con una amplia curiosidad hacia la vida, y puede comprender un tiempo y un lugar a través de los diferentes aspectos de la cultura; desde la historia hasta la arquitectura, la cultura popular, el arte y la comida. Su profundo aprecio por el patrimonio único de México está respaldado por años de estudio; nada en este libro es superficial o banal. Puede mirar algo y realmente analizarlo, un talento insólito que aportó siempre a su célebre carrera liderando publicaciones de interiores y de estilo de vida y que ahora ha hecho aquí.

Para el recuerdo

Se han publicado un sinfín de libros sobre México y su diseño, pero en estas páginas el lector verá conexiones y tendrá una vista panorámica de la historia y del diseño de este país nunca antes vistos. Una villa de color rosa en la playa inspirada en la arquitectura precolombina. Una casa colonial con delicados frescos representando la ceiba, un árbol de gran importancia cultural para los mayas. Una cocina de estilo barroco en San Miguel de Allende decorada con azulejos de cerámica de Talavera de Puebla. Y mucho más. Quizás sea irónico que un extranjero, un estadounidense de Mississippi, haya podido capturar con tanta gracia y comprensión la compleja esencia del estilo y el legado del diseño de México. Pero este es un libro que nadie más podría haber creado.

Cocina art déco en la Casa Pistache de la diseñadora Marjorie Skouras en Mérida, Yucatán. Foto: John Ellis.

Portada del libro Mexican: A Journey Through Design, a la venta ya en la web de Vendome Press.