Lo bueno, lo muy bueno y lo mejor de Lisbon Design Week 2024

Desde su alma de puerto hasta sus rincones industriales, pasando por palacios centenarios, la capital portuguesa se ha vestido de creatividad y artesanía en una semana que se ha superado a sí misma.

En algo están de acuerdo todos los implicados en Lisbon Design Week. De la primera edición (la anterior) a esta, ha habido un salto mortal. Siendo la pasada un gran ejemplo del estado de gracia que vive el diseño portugués, esta casi la dobla en número de participantes. “La primera fue un milagro simplemente que se diera”, confiesa a MANERA Luis De Oliveira, fundador de De la Espada, y principal sponsor del festival. “Este año, sin embargo, he notado que muchos más creativos se han remangado las mangas y han dicho: voy a hacer un proyecto”. El resultado ha sido de quitarse el sombrero.

Selección de piezas de Further Ther, uno de los participantes más destacados en esta edición de Lisbon Design Week.

El principal ingrediente de este festival, y lo que lo hace absolutamente único, es su ciudad, Lisboa. Como explica Oliveira, la capital portuguesa siempre ha tenido alma de puerto, de esencia comercial. Lisbon Design Week es básicamente eso, una fiesta donde se comparte diseño, se comercializan ideas, colores y formas, y se trata con la artesanía. “En el centro de nuestra razón de ser se halla la necesidad de dar a nuestra comunidad un lugar donde poder juntarse y reunirse”, comenta Michèle Fajtmann, fundadora del festival. A lo largo de la penúltima semana de mayo, entre el 22 y el 26 del pasado mes, Lisbon Design Week agrupó las propuestas de 80 participantes. Esta es nuestra selección de creadores y proyectos, esos que tienes que tener en el radar: 

LUSO COLLECTIVE

Primera parada, Luso Collective. Una exposición conjunta de cuatro estudios, no todos precisamente lusos. Pero, dicho sea, no hay nada más lusitano que justamente eso. Los protagonistas fueron Ther, Macheia, Studio Gameiro y Garcé & Dimofski, cuatro creadores que, por supuesto, ya se tenían en el punto de mira, pero nada podría haber anticipado el poder común que emanan sus piezas expuestas en conjunto en esta nave industrial. El espacio era un canvas sin igual en la ciudad. Uno se puede esperar pomposos y retóricos palacios con exclusivos mármoles y suaves columnas, pero la ciudad también es fábrica, manufactura, acero, ladrillo y decadencia postindustrial.

Exposición Luso Collective en Rua do Beato 30 con piezas de Further Ther.

Atrás, banco de Macheia y taburete de Gracé & Dimofski, y delante, banqueta y lámpara de Further Ther.

Silla de Further Ther.

DE LA ESPADA

El peregrinaje del diseño tiene un alto obligatorio en OJO Gallery, la casa de Marie de Carvalho. “Es la galerista más increíble que conozco, porque monta una exposición cuando le viene en gana”, bromea Luis Oliveira, de De La Espada. De hecho, lo que esconden sus paredes es una de las dos únicas piezas que ha lanzado Atelier De La Espada en su nueva colección. Sí, tan solo dos piezas. “Somos humanos y no podemos dejar de crear, la cuestión es cómo hacerlo sin causar demasiado trauma al universo”, comenta Luis. La pieza, diseñada internamente en el estudio, es un gabinete que engloba carpintería, metalurgia y textilería en un solo mueble. Una oda a la artesanía contemporánea multidisciplinar y toda una declaración de lo que esta firma tiene que ofrecer. 

Nuevo aparador de Atelier De La Espada en OJO Gallery. Foto: Yuki Sugiura.

En la misma galería, piezas de De La Espada y esculturas de Victor Marqué. Foto: Yuki Sugiura.

NOSSA TERRA

Todos conocemos los mapas cartográficos, los de toda la vida, con coordenadas, curvas de nivel y el meridiano de Greenwich partiendo España en dos. El francés Sam Baron propone otro tipo de mapa. Uno distinto, peculiar e inesperado. El de la terracota. En las dos largas mesas que conformaban la exposición Nossa Terra, Baron reunió cerámica decorativa de Alentejo, un par de botellas blanquecinas provenientes del pequeño pueblo de Nisa, platos del centro de Portugal, algunos elementos más arquitectónicos como ladrillos de construcción o piezas diseñadas con impresora 3D. “Cada región de Portugal tiene una forma diferente de tratar la terracota”, explica a MANERA. El mapa de esta arcilla tiene un ligero desvío hacia Valencia, ya que el estudio Mut Design compartía espacio con el francés para exponer prototipos cerámicos que han desarrollado junto a alumnos de la Universidad de Valencia.

Exposición Nossa Terra en Arquivo Manuel Aires Mateus. Foto: Carla Heyworth.

Una selección de pieza de terracota se exhibe en dos largas mesas de 14 metros. Foto: Carla Heyworth.

Piezas cerámicas de Mut Design como parte de su muestra Materia Imperfecta.

OFICINA MARQUES Y ANDRINGA STUDIO

Para finalizar el día, nada como un picnic en el parque, en algún rincón de Lisboa, entre los azulejos de sus fachadas, el blanco del suelo adoquinado y los abundantes jardines. Eso es lo que se imaginaron Oficina Marques y Andringa Studio a la hora de dar forma a su instalación inmersiva, donde una cesta a escala humana escondía las cerámicas de los primeros. Ellos, el picnic lo harían en Alentejo, al sur del país. De ahí que la instalación floral de Bosque Concepts acompañase la idea y las cerámicas con fantasías botánicas llenas de pétalos, colores propios de la imaginación y figuras que solo la naturaleza puede crear, y que nos transportaron a un mundo dentro de la mente de Oficina Marques.

Instalación colaborativa entre Oficina Marques y Andringa Studio.

Alrededor de un gran jarrón de Oficina Marques, vegetación diseñada por Bosque Concepts.

Y UN POCO MÁS ALLÁ…

La lista podría continuar hasta incluir los 80 participantes, pero eso es algo inabarcable. De todas formas, sería injusto despedir la ciudad sin hacer una visita a João Gameiro en su estudio y así descubrir la piedra de sal como material decorativo, un mineral presente en la casa del portugués que hemos publicado en nuestro último número print, MANERA 08. Asimismo, la pop-up store de Eva Velazquez en un taller abandonado fue uno de los hits más destacados de esta edición gracias a la atmósfera creada por el decorador Jimmy Beyens entre moda, antigüedades y ese espacio congelado en el pasado. 

Made in Situ mostró sus influencias, que beben del norte de Portugal, con unos taburetes que presentan talladas unas caretas llenas de misticismo y tradición ritual, hechas a mano por los guardianes de esta tradición. Y, para poner la guinda en el pastel, nos quedamos también con la exposición de la diseñadora Luisa Hentsch en Roca Lisbon Gallery, que consistía en unas copas futuristas que han sido toda una revelación: auténticas piezas avant-garde de aluminio desde las que beber un refresco a elegir, viviendo cada sorbo transportados a algún intergaláctico videoclip, como el Can’t Get You out of My Head de Kylie Minogue.

Pop-up de Eva Velazquez en Rua de São Marçal 194.

La decoración de la tienda efimera ha corrido a cargo del belga Jimmy Beyens.

Además del valor estético, la moda de Velázquez destaca por la circularidad de sus materiales.

Exposición Young Design Generation en Roca Lisbon Gallery.

Taburetes de Made In Situ, diseñados y tallados por maestros careteros del norte de Portugal. Foto: Matilde Travassos.

Silla de Studio Gameiro frente a un banco construido con piedra de sal. Foto: Daniel Schäfer.

Chimenea de mármol de Studio Gameiro.

Copas de la joven diseñadora Luisa Hentsch.

En tan solo dos ediciones, Lisbon Design Week ha conseguido lo más difícil: su identidad. La de Milán es una, la de Estocolmo otra, pero Lisboa ya tiene la suya propia, y esa es la celebración. Celebración del talento local, de ser lisboeta o portugués de adopción. Se trata de dar a cada artesano, a cada artista, una razón por la que sentirse orgullosos de lo que hacen, de darles un pequeño empujón para que sigan creando desde sus refugios en la ciudad de las siete colinas, y que sepan que siempre, mientras dure, tendrán un sitio al que acudir, donde sentirse unidos. Nosotros aquí seguiremos, mientras dure también, a pie de cañón, retransmitiendo desde Lisboa. Y esperemos que esa duración sea de muchos, muchos años más.

Pieza expuesta en Novobanco Gallery, una instalación inmersiva de Wesley Sacardi.

Muestra Nossa Terra, comisariada por Sam Baron. Foto: LaLa Wonderland Studio.

Estanterías de aluminio de la firma Util.

Conjunto de piezas de la muestra On Family, una presentación de MOB Projects.