Hermès vuelve a homenajear a las revistas con su quiosco itinerante en Barcelona

A pocas manzanas de su boutique en el Passeig de Gràcia, la marca francesa celebra una vez más la Semana del Libro en la Ciudad Condal con su puesto de prensa (teñido del mítico color naranja) que ya ha recorrido gran parte del mundo en los dos últimos años.

A la hora de empezar en 1837 un negociado basado en la manufactura de arneses y productos de cuero para montar a caballo, al fundador de esta firma francesa poco le importó que los carruajes estuviesen desapareciendo. Siguió en su mercado nicho y, más de un siglo después, los sucesores de la marca adoptaron como logo y símbolo propio el modelo de carruaje Duc que todavía hoy, en 2023, figura junto a las seis letras que conforman el nombre de la Maison.

El dato parece anecdótico, pero bien sirve para comparar este hecho con el de los quioscos: aunque cada vez quedan menos en las calles y plazas de las principales ciudades, pese a que montar un puestecito de prensa suponga a estas alturas un rara avis (teniendo en cuenta los formatos digitales y las suscripciones), Hermès ha decidido celebrar el día de Sant Jordi por segundo año consecutivo abriendo del 19 al 21 de abril en Barcelona exactamente eso. Nada más ni nada menos que un quiosco.

El quiosco de la firma francesa, este año, viene acompañado de tradicionales juegos de mesa. En portada, la estructura arquitectónica de Le Monde d’Hermès.

En la imagen, el quiosquero que regenta Le Monde d’Hermès situado en el centro de Barcelona.

Del 19 al 21 de abril se puede también jugar al dominó con piezas diseñadas exclusivamente por la Maison.

Vuelta a casa

La iniciativa arrancó en 2021 en Praga bajo el título Le Monde d’Hermès. Fue en la ciudad checa donde la marca inauguró un pequeñísimo local urbano que se inspiraba en los clásicos quioscos de la capital francesa, y que desde entonces ha viajado por todo el mundo. En Knokke (Bégica) y Rotterdam hizo parada, también en Londres, incluso en Singapur, Tokio y Hong Kong.

Entre medias, a Barcelona llegó con el formato arquitectónico que había diseñado para la ocasión el estudio madrileño Wozere empleando el naranja que lleva presente en el packaging de la firma desde mitades del XX. Tal color en una estructura idéntica es el que, de nuevo, se podrá ver durante las tres jornadas de este abril, de 11 a 19 horas cada día, en el cruce de la Avinguda de Pau Casals con la Diagonal, justo en la misma ubicación que el año pasado.

Vista de los accesorios con los que cuenta este quiosco dedicados al mejor amigo del hombre.

Así son las bebidas y snacks a la venta en Le Monde d’Hermès.

No hay experiencia igual

Lo interesante del proyecto en la Ciudad Condal es que, si bien un quiosquero también recibe aquí con el ímpetu y la alegría que caracteriza a los de su gremio, el de Hermès no se trata de un puestecito de prensa al uso. En su amplia terraza los visitantes van a poder disfrutar de zumos naturales y snacks saludables, las mascotas serán bienvenidas con agua fresca y un pequeño premio, y hay juegos de mesa y hasta la figura de un mago que ameniza mañanas y tardes haciendo que las horas allí sentado se pasen volando.

Cosa que vendrá muy bien de cara al ajetreado día de Sant Jordi, porque en el mismo quiosco se ofrececen ramos de flores (por supuesto, de color naranja) y, de la mano de un marcapáginas personalizado, allí también se proponen libros. Más concretamente, la última edición de la revista bianual Le Monde d’Hermès, que no es ni de lejos un contenido promocional o un coffee-table book simplemente para lucir en el salón o en el recibidor de casa. La publicación de la firma francesa se ha diseñado para leer.

Teñidos del icónico naranja se disponen los ramos de Hermès de cara al Sant Jordi del 2023.

Portada del número primavera-verano 2023 de la revista Le Monde d’Hermès.

Medio siglo de vida

600.000 ejemplares en 10 idiomas se reparten a lo largo del mundo de esta revista que en el número de primavera-verano habla del asombro. Es el tema que la Maison ha abrazado en 2023 y un asunto que entre las páginas se analiza de la mano de escritores, fotógrafos e ilustradores orquestados por un redactor jefe y un director creativo, distintos en cada número, tal y como la marca lleva haciendo precisamente desde 1973. 50 años han pasado ya del nacimiento de Le Monde d’Hermès, la cual no solo se ha convertido en una reliquia cuyos números más antiguos se cotizan alto en Internet. También es la prueba de que, igual que con los carruajes y los quioscos, la firma francesa está más que dispuesta a seguir apostando por un medio como el de la prensa física, al que todavía le quedan largas historias por contar.

Uno de los visitantes ojeando los interiores de la publicación confeccionada por la firma francesa.

Detalle del quiosco Le Monde d’Hermès en Barcelona.

Además de adultos y niños, las mascotas también son bienvenidas a esta instalación en la Ciudad Condal.