El ‘revival’ de los sofás de los 60 y los 70. ¿Por qué los interioristas los adoran?

Las grandes editoras de mobiliario contemporáneo italianas y francesas están recuperando algunos sofás icónicos de los años 60 y 70. El auge de conceptos como convivencia, modularidad y funcionalidad a la hora de diseñar los espacios de la casa está, en parte, detrás de este revival. Hacemos una selección de nuestras piezas favoritas y tres reconocidos arquitectos e interioristas ahondan en las razones de su vuelta.

Los 70 son la década de los sofás voluminosos y enormes. Clásicos como Camaleonda o Le Mura, ambos de Mario Bellini; Soriana, de Tobia Scarpa; o Strips, de Cini Boeri, que conquistaron los hogares hace ya cinco décadas, están ahora reeditándose. ¿La razón? “La vuelta al hogar de la decoración setentera y el gusto por los interiores cómodos y cálidos para compartir con la familia y amigos, donde los sofás grandes y modulares son protagonistas”, opina la interiorista Cristina Carulla.  De entre todas esas piezas que han vuelto, te presentamos a continuación nuestras favoritas. 

CAMALEONDA

Diseño original 1970, reeditado por B&B Italia en 2020

Reeditado en 2020, Camaleonda conserva los elementos que han hecho de este sofá un icono, como el módulo de asiento de 90×90 cm, el respaldo y el reposabrazos, y el característico diseño capitoné, que sigue fabricándose con el innovador sistema de cables, ganchos y anillas creado por Bellini en 1970. Por dentro, sin embargo, se ha rediseñado por completo para sea más cómodo y sostenible. Camaleonda ofrece configuraciones ilimitadas y cada pieza es “una especie de enorme píxel a través del cual definir el entorno”, describen desde B&B Italia. Gracias a los tirantes y anillas, los módulos pueden desengancharse y recombinarse a voluntad, lo que permite que el sofá se adapte a quien lo usa.

Sofá Camaleonda, de Carlo Scarpa, reeditado por B&B Italia en 2022. © Wikimedia Commons. 

TOGO

Diseño original de 1973, Ligne Roset la lleva reeditando desde hace tiempo

Con Togo, Michel Ducaroy elevó el concepto de confort. Su diseño ergonómico hecho con espuma de poliéster de densidad múltiple y las fundas acolchadas dan forma a una pieza muy atractiva, pero al tiempo cómoda y acogedora que la editora francesa lleva tiempo recuperando en diferentes versiones, desde otomana a lounge, pero sin grandes cambios. Lo último: una versión limitada especial que lanzó en 2023 para celebrar el 50 aniversario del diseño original.

Concido comúnmente como sofá oruga, Togo fue diseñado por Michel Ducaroy para la casa francesa Ligne Roset en 1973.

DS600

Diseño original de 1972, reeditado por De Sede en 2023

Modular e “indestructible”, según se jactan en la web de De Sede: la empresa suiza que lo produce, los elementos individuales que forman este serpenteante y escultural sofá, ahora disponible en infinidad de acabados y colores y en versión outdoor, se unen mediante bisagras y cremalleras. Diseñado por Berger, Pedruzzi Riva, Ulrich y Vogt, y bautizado con el nombre de una criatura mítica alpina, el Tatzelwurm (una especie de semidragón): ¿sabías que el DS-600 figura en el Libro Guinness de los Récords como el sofá más largo del mundo?

Uno puede jugar con los elementos modulares del sofá hasta conseguir la longitud y la forma deseada; recorrer espacios, rodear esquinas o habitaciones, formar asientos circulares… ©DOMO

LE MURA

Diseño original 1972, reeditado por Tacchini en 2022, edición especial Design Ancora 2024

Le Mura, de Mario Bellini, es un manifiesto de un diseño radical que agitó los setenta en Italia. “Su diseño responde a cuestiones no sólo de estética, proporciones o ergonomía, sino también de contenido social”, aseguran en la web de Tacchini. El resultado es una pieza de una fuerza visual incontestable; novedosa y radical después de 50 años. De nuevo, la modularidad es capital en este diseño. Se refleja en su nombre, que, como las grandes rocas que formaban las imponentes murallas romanas, está formado por elementos que, en teoría, se pueden unir hasta el infinito. En colaboración con Formafantasma y Rubelli, empresa reconocida por su experiencia en la fabricación de tejidos, Tacchini propone ahora nueve colores en tres tonos del tejido Ombra, un terciopelo de algodón puro. En todo caso, la reedición de esta pieza exquisita se ha hecho respetando al máximo el confortable diseño original de Bellini.

Cuarenta años después de que Mario Bellini diseñara el sofá Le Mura (1972), Tacchini presentó a bombo y platillo durante la Milan Design Week 2023 una reedición en colaboración con Formafantasma y Rubelli.

CORNARO

Diseño original 1973, reeditado por Cassina en 2024

Diseñado por Carlo Scarpa en 1973, de Cornaro destaca cómo el ancho asiento, de aspecto suave y envolvente, encaja perfectamente en una estructura precisa, sobria y geométrica. La combinación es exquisita. Cada detalle, meticulosamente cuidado, tiene la finalidad de destacar la estética del modelo original, véase los finos cordones de cuero negro a la vista, protegidos en el interior por una ornamentación pensada para facilitar la unión del respaldo con la estructura (de fresno o haya). Las proporciones del sofá se han actualizado ahora con un aumento de la altura y la profundidad realizado en colaboración con Tobia Scarpa.

Sofá Cornaro: un diseño de Carlo Scarpa que Cassina ha reeditado en 2024 revisando la altura y profundidad del asiento en colaboración con Tobia Scarpa.

ADDITIONAL SYSTEMS

Diseño original 1969, reeditado por Tacchini en 2024

La modularidad llevada al extremo es la clave de este sistema diseñado por Joe Colombo y que continúa siendo originalísimo más de 50 años después. Los cojines, en seis tamaños diferentes, se unen en combinaciones flexibles creadas a base de jugar con el número de elementos y su colocación. Disponible ahora en 19 acabados distintos, explican en la web de Tacchini que Additional System es la primera reedición en colaboración con el archivo Joe Colombo (esperemos que le sigan otras). 

Sofá Additional System (1967), un diseño de Joe Colombo para Tacchini que ha vuelto a reeditarse en 2024. ©Andrea Ferrari. 

STRIPS

Diseño original de 1974, reeditado por Arflex en 2024

Cinni Boeri fue una arquitecta tremendamente creativa cuyos diseños prestaban especial atención a conceptos como la funcionalidad del espacio y la relación de quienes lo habitaban con el entorno. Como otros tantos de los sofás de esta lista, Strips ofrece la posibilidad de configurarse de mil maneras. El sofá fue evolucionado fruto de la colaboración entre la diseñadora y empresa. Las primeras versiones contaban con un respaldo bajo que enseguida se modificó y, además, se añadieron patas y se fueron haciendo otros pequeños cambios a lo largo de los años hasta llegar, a mediados de los ochenta, a la pieza que conocemos hoy. Strips fue premiado con un Compasso d’Oro y se expone en museos como el MoMA de Nueva York.

Sofá Strips (1977), un diseño de Cini Boeri que Arflex ha reeditado en 2024.

SORIANA

Diseño original de 1968, reeditado por Cassina en 2022

De líneas suaves y generosas, Cassina rescata las formas icónicas de Soriana, el sillón de Afra y Tobia Scarpa premiado con el Compasso d’Oro en 1970. Los diseñadores investigaron en las posibilidades del moldeado del poliuretano expandido para generar esta pieza poco convencional cuya nueva estructura de acero pintado en polvo abraza la base del sofá. Además, un cómodo acolchado interior biodegradable renueva una pieza que, por primera vez, no necesita un soporte interior según explican en la web de Cassina.

Soriana cambió la historia del sofá acolchado gracias a la exploración, por parte de Afra y Tobia Scarpa, de las posibilidades que ofrecía el moldeado de poliuretano.

Le Bambole

Diseño original de 1972, reeditado por B&B Italia en 2022

Fotografiada por Oliviero Toscani, la modelo Donna Jordan posaba provocativamente en la campaña de lanzamiento de Le Bambole hace ya más de 50 años. Icono del made in Italy, B&B Italia ha relanzado ahora la colección con motivo de su 50 aniversario produciendo piezas que no estaban en la colección original, como el sofá de tres piezas. Personalización, creatividad e investigación, pero sobre todo “la comodidad suavidad y elasticidad que transmite su aspecto”, según apuntan en la web de la prestigiosa editora, hacen que estos asientos sean realmente especiales. Desmontable y reciclable, la evolución de Le Bambole reside en el esfuerzo puesto ahora por B&B y el diseñador: Mario Bellini, en minimizar el número de materiales necesarios para hacerla.

©Curated Spaces.

Mah Jong

Diseño original de 1971, Roche Bobois renueva regularmente sus acabados

Mah Jong es un experimento (casi más que un sofá) que su diseñador, el alemán Hans Hopfer, creó a partir del juego chino mahjong. Hopfer, que era también pintor, dibujaba paisajes con sus asientos, y Mah Jong es, sin ninguna duda, su mejor ejemplo: un sofá modular a nivel de suelo con el que personalizar la decoración (nada más de moda ahora)En 2021, Roche Bobois celebró el 50 aniversario de su sofá más icónico, pero, ¿cuál es la clave de su éxito? Probablemente, invitar al usuario a jugar con las piezas hasta dar con su ‘paisaje’ preferido, convirtiéndole así en poco menos que en un diseñador.

Interpretación a manos de Kenzo Takada, “el más parisino de los diseñadores japoneses”. Para vestir el sofá Mah Jong se inspiró en los antiguos kimonos del teatro. ©Roche Bobois.

¿Qué les gusta a los interioristas de los sofás de los 60 y los 70?

Cristina Carulla lo achaca a “su carácter moderno, radical incluso”. Hoy, que están de moda los interiores maximalistas y hay una decidida apuesta por el color y las formas orgánicas.

Objetos con presencia que crean un espacio humano

Otra de las razones por la que los interioristas adoran estos sofás puede estar en que “los interiores con grandes sofás requieren de menos elementos y la composición de los espacios es mucho más nítida”, dice el interiorista Erico Navazo, que asegura que “un gran sofá compone un espacio por sí mismo”. Entre los preferidos del interiorista están “sin duda los modelos de Scarpa; concretamente el sofá Camelonda es uno de mis favoritos. Sus líneas definen un estilo muy seventies. Me fascinan los espacios donde elementos de diferentes épocas conviven creando un dialogo contemporáneo”.

“Lo primero para apostar por un sofa grande es que quepa –dice Carulla. Parece obvio, pero a menudo veo sofas mal proporcionados. Los sofas, en espacios muy grandes, ayudan a humanizarlos. Ademas, establecen el tono con el que las personas se comportan y se relacionan entre sí. No es lo mismo el Togo [un best-seller de Ligne Roset diseñado en 1973 por Michel Ducaroy], que te obliga a estar sentado muy bajito y reclinado, que el LC2 de Le Corbusier, que casi podría estar en una zona de visitas formales”, continúa la interiorista, que también destaca el sofá Strips (1977), de Cini Boeri (reeditado en 2024 por Arflex), “por ser comodísimo y porque permite muchísimas modulaciones”. Precisamente sobre Strips, la arquitecta Blanca Rosa Gutiérrez destaca que “es una pieza icónica, funcional, adaptable y estéticamente perdurable; características que le permiten integrarse perfectamente en cualquier espacio actual”.

Un ejemplo de cómo un solo sofá puede crear una estancia entera.

Líneas arquitectónicas y orgánicas

La modularidad y las líneas arquitectónicas y orgánicas de la mayoría de estos sofás; y más concretamente de un icono como el Additional System, diseñado por Joe Colombo para Tacchini, que en su momento fue todo un manifiesto estético, son algunas de las razones de su revival. “Sin duda son características clave que explican por qué estos diseños de los años 70 se están recuperando y se integran tan bien en los hogares contemporáneos”, opina Gutiérrez. Para la arquitecta, la modularidad del Additional System “permite una personalización sin precedentes. Esto resulta relevante en el diseño de interiores actual, donde la flexibilidad y la adaptabilidad son esenciales para responder a estilos de vida cambiantes y espacios multifuncionales. Además, las líneas arquitectónicas y orgánicas aportan una elegancia y una sofisticación que trascienden modas pasajeras”.