Los colores de Le Corbusier salpican (de nuevo) la colección ‘True Thinline’ de Rado 

Tres nuevos relojes se suman a la icónica línea ultraligera en cerámica de alta tecnología de la marca suiza, en la cual se combina la famosísima precisión de Rado con la expresión artística de uno de los grandes maestros de la arquitectura del XX.

 

Llamó mucho la atención cuando la colección de relojes True Thinline Les Couleurs™ Le Corbusier salió a la venta por primera vez. Era 2020 y, hasta el momento, nadie imaginaba que los colores concebidos por el legendario arquitecto podrían llevarse en la muñeca en el día a día. Pero en eso consistió el logro de la firma relojera suiza Rado. Al colaborar con Les Couleurs Suisse AG, bajo la Fundación Le Corbusier en París, la marca pudo obtener la licencia para utilizar la paleta de tonalidades tan característica del diseñador en sus relojes de cerámica. Y triunfaron, claro. De hecho, su éxito fue tan arrollador que ahora esta Maison ha decidido ampliar la línea con tres nuevos modelos de reloj, dos de los cuales combinan tonos por primera vez en True Thinline.

Maison de l’Homme, también conocida como Museo Heidi Weber, construida por Le Corbusier en Zúrich. Foto: FLC/ADAGP. 

Boceto de Le Corbusier en el que se aprecia el empleo del color en el interior de la villa Berque en París. Foto: FLC/ADAGP. 

Vista del modelo Verde Inglés Gris Hierro de Rado, una de las tres nuevas adiciones de la línea True Thinline Les Couleurs™ Le Corbusier.

Así es el elegante modelo Negro Marfil concebido por la firma suiza con uno de los colores del famoso arquitecto.

Mediante un diseño neutro, el reloj de Rado Blanco Crema Ocre Oscuro se plantea como una opción discreta pero cautivadora para el día a día.

Detalle del pavillon de l’Esprit Nouveau en París. Foto: FLC/ADAGP.  

Tiempo y arquitectura

Las nuevas incorporaciones a esta colección son los dos modelos en bitonos, el reloj Verde Inglés Gris Hierro y el Blanco Crema Ocre Oscuro, además del llamativo diseño monocromático Negro Marfil. Pero no solo eso. Cada uno de los tres nuevos relojes fusiona elementos de las icónicas líneas True Square y True Thinline, vendiéndose en una edición limitada de 999 unidades con características distintivas que los amantes de la relojería seguro que apreciarán. Porque disponen de una caja cuadrada con un grosor de 5 mm, y se han diseñado combinando cristal de zafiro con la cerámica de alta tecnología a la que acostumbra Rado.

Aunque, sin lugar a dudas, el aspecto más destacado y llamativo es el uso del color, un verdadero tributo al legado del arquitecto modernista y más en concreto a una de las teorías que él plasmó en su obra Polychromie Architecturale de 1931, donde Le Corbusier desarrollaba un sistema de tonalidades meticulosamente seleccionadas para realzar la arquitectura. En esta década, la firma Rado ha sabido capturar y trasladar aquellas ideas del XX a relojes que respiran contemporaneidad pura, desde la excelencia técnica y, a la vista queda, un gran diseño innovador.

Detalle de la edición limitada que incluye una referencia a la obra Polychromie Architecturale de Le Corbusier.