Así es ‘Armesto Rooms’, el hostal madrileño de los 70 rediseñado por Febrero Studio

Fotografía: Germán Saiz
Interiorismo: Febrero Studio

Con juegos de luces, un telón de fondo con numerosas cortinas y baños ultra coloridos, el dúo detrás de este estudio ha transformado un antiguo alojamiento de la capital española en un destino moderno para viajeros de todo el mundo. Hoy lo descubrimos.

Entre las intrincadas calles de Madrid es habitual dar con carteles antiguos, en amarillo y negro, que avisan de un pequeño hostal en la primera planta. Suelen ser oscuros y de pocas habitaciones aunque, a cambio, prometen una acogida como en casa. Y eso le ocurrió al dúo de Febrero Studio, Mercedes González Ballesteros y Jesús Díaz Osuna. Ambos se encontraron con el interiorismo de uno de los clásicos alojamientos de Madrid, el llamado Armesto Rooms, prácticamente intacto desde que obtuvo la primera licencia en 1974. “A la hora de afrontar la reforma y la actualización de uno de estos negocios”, cuentan los diseñadores, “resulta imposible desvincularse del mundo romántico inherente al concepto del turismo en la segunda mitad del XX. Sobre todo, en Europa y América”.

Vista de la recepción de Armesto Rooms, el hostal en el centro de Madrid que ha revitalizado el dúo de interioristas. En portada, cartel con la nueva imagen de este alojamiento en la fachada de su ubicación (San Agustín 6, 1º derecha).

Febrero Studio decidió actualizar los clásicos elementos de los hostales, entre los que figura el timbre de recepción.

Detalle del ambiente teatral con el que cuenta Armesto Rooms.

Abrazando tal idea y su universo visual, en Febrero Studio trazaron la rehabilitación del complejo, evitando eso sí caer en los tópicos de siempre y en las distribuciones a las que acostumbran los hostales de antaño. El suyo, Mercedes y Jesús lo plantearon en torno a un gran espacio de recepción-café rodeado por un telón perimetral que anuncia los accesos a algunas de las habitaciones. “El espacio central era súper compartimentado. Apenas tenía recepción, las habitaciones resultaban muy pequeñas y los baños, todavía más”, explican, subrayando que lo mejor era aceptar los inconvenientes del proyecto. Acostumbrarse a ellos cuanto antes.

Una atípica bienvenida

De hecho, los interioristas sabían que el espacio central del Armesto Rooms podía salvarse, simplemente, eliminando las tabiquerías y separaciones verticales, de cara a conseguir un espacio diáfano que ahora alberga todo lo necesario. Desde el lobby pertinente con su recepción, hasta unos bancos corridos acompañados de pequeñas mesas y un minibar común oculto. La única pega residía en la falta de luz. “Decidimos abrazar esa oscuridad y utilizarla a nuestro favor. En vez de pretender convertirlo en un espacio luminoso, buscamos crear una zona acogedora con mucho textil donde apeteciera estar”, informan en Febrero Studio. Para ello jugaron con los estampados a rayas en los bancos corridos, unas pequeñas mesas de Zara Home y unas lámparas de La Quincaillerie moderne, junto a una combinación de marrones, naranjas y verdes por lo que respecta a los tonos elegidos.

Al fondo, escondido entre cortinas, el minibar ingeniado por Febrero Studio.

Otro detalle del minibar que ofrece Armesto Rooms.

Entrada a una de las habitaciones del alojamiento madrileño.

Las tradicionales baldosas de los baños aparecen en todos los dormitorios reinterpretadas con vivos colores.

El resultado contemporáneo de Armesto Rooms se enfatiza con pequeñas piezas de decoración y tapizados a rayas, a juego con los bancos del lobby.

Las teatrales cortinas que hoy se ven en el área común de Armesto Rooms sirven para ocultar tanto el minibar (resuelto en verde pistacho y ubicado donde antes se encontraba la recepción) como el acceso a las habitaciones. Es en ellas donde, sin duda, el despacho desplegó su savoir-faire: Mercedes y Jesús aprovecharon que los dormitorios sí disponían de buena luz natural y en ellos generaron estancias abiertas, sin los separadores que habitualmente dividen la zona de dormir de la del baño. Los interioristas lo desgranan. “Para ampliar el volumen de las habitaciones y maximizar su espacio, nos deshicimos de la configuración tradicional del baño, cuya diferenciación aquí viene establecida por los materiales”. Concretamente, por unos azulejos de toda la vida en suelos y paredes que visualmente contruyen la estancia del aseo.

Relajándose entre luz y colores pop

Pero no solo eso. Al ubicar los baños en la entrada de cada habitación, según Febrero Studio esa materialidad también marca y define el acceso a los dormitorios. “Los baños son los que configuran la entrada, y para ello tuvimos que descomponerlos, eclosionarlos. Nos quedamos con la textura esencial de un baño clásico”, remarcan los interioristas, “y los dejamos a la vista”. También les otorgaron la plasticidad característica que se ve en muchos de los proyectos de este estudio: los azulejos en los baños de Armesto Rooms vienen todos con acabados brillantes y en tres colores, naranja, verde o amarillo, para las tres clases de habitación que ofrece el hostal en función de la orientación o el tamaño que se prefiera.

Otro de los matices interesantes es que, a diferencia de los hostales convencionales, los cuales suelen centrarse en los servicios básicos y esenciales, el reformado por Febrero Studio ofrece atención máxima en los pequeños detalles. Y se ve especialmente a nivel de diseño: las habitaciones cuentan con entelados, pinturas, estampados, bancos-vestidores envolventes y moquetas que refuerzan la enorme claridad ya dada. “La idea final era que hubiese muchísimo contraste entre la zona central del Armesto Rooms, que es un poco el corazón del hostal”, concluyen los autores, “y las habitaciones que se caracterizan por su gran luminosidad”.

Otra de las habitaciones de Armesto Rooms.

Entre las grandes virtudes de este alojamiento figura sus vistas al exterior.

La entrada a las habitaciones se efectúa pasando por el mismo baño.

Los aseos, de nuevo, plantean una versión actualizada del clásico lavabo de hostal.

Así es la entrada a uno de los dormitorios de Armesto Rooms estructurado en azul.