Gilda Haus, el nuevo ‘place to be’ de Madrid para comer, beber y bailar entre luces láser y mucho terciopelo

Fotografía: Germán Saiz
Interiorismo: Codoo Studio

Codoo Studio, a cargo de los arquitectos Sergio Ortiz y José David Costa, es el despacho que ha dado vida al nuevo templo de las gildas y el vermut en el madrileño barrio de Chueca. Su propuesta embellece algo nunca antes visto en un mismo lugar: un bar de copas, una taberna castiza, un restaurante y un club nocturno.

Un local que fuera multifuncional tanto durante el día como por la noche. Estas fueron las premisas que siguieron Sergio Ortiz y José David Costa, fundadores de Codoo Studio, al diseñar el interior de Gilda Haus (San Mateo, 6) inaugurado a principios del pasado diciembre. “Hemos proyectado un lugar que invita a quedarse durante horas y horas, en el que se unen conceptos que tenían que convivir en un mismo sitio. Tanto una taberna castiza como punto de encuentro, como una coctelería clásica como afterwork y una variada oferta de DJ con música electrónica”, comienzan los arquitectos.

Vista del interior de Gilda Haus con bancada de terciopelo naranja y, sobre ella, lámpara Boalum de Livio Castiglioni & Gianfranco Frattini para Artemide. Alrededor, mesas de aluminio. En portada, la gran barra de acero inoxidable, con espejos en la parte inferior, que se plantea como el corazón de este local.

En constante transformación

Gilda Haus, fundado por Yajaira MalavéCristina Bonaga, en realidad es un novedoso concepto que, a través de su brillante interiorismo, se va transformando a lo largo del día. Y en parte gracias a los diferentes espacios que se han creado para socializar, algo que lo convierte en un local camaleónico. Porque, por un lado, está la zona para tomar copas en la barra, acompañada de taburetes largos de aluminio y, por otro, figura el área para socializar y disfrutar de unas gildas y un buen vermut en las clásicas mesas y sillas de aluminio típicas de exterior. “Puedes tenerlo todo sin la necesidad de moverte de un lado a otro”, explican desde el estudio.

Además, otra de las características que hacen tan mágico el ambiente de Gilda Haus son los matices de luz, tanto la natural como la que proviene de las lámparas y las luminarias espejadas. “Los dos grandes techos a modo de machine à illuminer culminan dos de los principales espacios: el escenario, al fondo, y la gran barra de acero inoxidable cubierta con espejos en el espacio central del local”, detallan los arquitectos. “Se trata de una propuesta disruptiva en la que la luz, los espejos y los reflejos de los elementos metálicos rompen la calidez del color y la suavidad de materiales como el terciopelo”.

Las mesas y las sillas de aluminio, un diseño típico de terraza, contrastan con el color naranja que protagoniza el interior del local. 

Barra de acero inoxidable con espejos en la parte frontal inferior que le aportan personalidad y amplitud al espacio. Al frente, taburetes altos de aluminio y, en el techo, las luminarias de aluminio espejado. 

El color como elemento estrella

A la vista queda en las fotos: el gran protagonista de Gilda Haus es, sin duda, el color naranja. Este se extiende en todo el local mediante diferentes materiales, planos y texturas. Una calidez que se complementa con el naranja flúor y el vibrante azul eléctrico en la zona lateral de la barra, en la mesa de DJ o en el mueble del ropero de la entrada. “De hecho”, apuntan desde el despacho de arquitectura, “la tonalidad de las telas, la pintura de alto brillo y la moqueta adquieren diferentes matices en función de la luz y las formas”.

El baño también tiene su punto cañero, lo cual es una de las características que definen todos los proyectos de Codoo Studio. En este caso, son plateados y cuentan con espejos y luces láser de color azul. “Con el lavabo lo que hicimos fue reventarlo para darle un aspecto como de ruina”, informan. “Aunque también lo pintamos de plateado para hacer de esa ruina algo contemporáneo, y que tuviera un gran toque industrial”.

La mesa de DJ, en azul eléctrico, contrasta con el naranja del ambiente. En el techo, luminarias de aluminio espejado.

Interior del baño de Gilda Haus diseñado por Codoo Studio.

Las Gildas tienen su propio papel

Según los autores, el proyecto de interiorismo de Gilda Haus fue terminado en tiempo récord: los arquitectos lo resolvieron en tan solo un mes y medio. No obstante, este no es el primer local que Codoo Studio diseña para Yajaira Malavé y Cristina Bonaga, conocidas como ‘las Reinas del Vinagre’. Tanto Sergio Ortiz como José David Costa son a su vez responsables del local de La Gildería (Calatrava, 17), el templo por excelencia de las gildas y el vermut en el barrio de La Latina.

Dicho esto, y sabiendo que detrás del proyecto ya hay una buena trayectoria en esta tipología de tapas y bebidas tan española, lo que queda claro es que el nuevo local en el corazón de Chueca promete ser el oasis de todos aquellos que disfrutan del buen vivir. “Si Don Draper viniera a Madrid, indudablemente Gilda Haus sería su lugar de referencia donde tomarse un old fashioned“, concluyen los arquitectos, “por supuesto acompañado de unas magníficas gildas”.

Vista de la barra de acero inoxidable. Al fondo, la zona “privada” de Gilda Haus.

Los jóvenes arquitectos Sergio Ortiz y José David Costa, fundadores de Codoo Studio.