Vídeo: Carlos Tomás / Fotografía: Germán Sáiz
Interiorismo: Plutarco

VÍDEO. Un chalet en La Moraleja lleno de contrastes inesperados: el gran rediseño de Plutarco 

Con un festival de mármoles y una constante antagonía de materiales y colores, este estudio madrileño hace compatible su ADN con los códigos decorativos tradicionales. Los polos apuestos, por fin, se atraen.

En la música hay una indiscutible reina de la reinvención. En el interiorismo patrio, ese puesto no está tan claro, pero Plutarco es un claro candidato. Ana Arana y Enrique Ventosa, fundadores del despacho madrileño, han creado escuela diseñando espacios con la esencia de las casas de Eileen Gray y la gracia del Grupo Memphis, aunque estos alquimistas del color y la mezcla de materiales van un paso más allá y se atreven con su casa más grande hasta la fecha: este chalet en la exclusiva urbanización madrileña de La Moraleja. “El mayor reto ha sido encontrar el balance entre una casa tradicional, revisitando el clasicismo, con algo más contemporáneo como es Plutarco”, comienzan los autores.

Vista del salón que el dúo de Plutarco ha proyectado en este chalet de La Moraleja. 

Renovación abismal

Lo que empezó como un proyecto pequeño y más decorativo a las afueras de Madrid, se convirtió en una transformación integral, acometiendo incluso cambios en la distribución. Solo así han podido unificar toda la zona social en la misma ala de la casa. La cocina y el comedor se comunican, “como ya hacía Charlotte Perriand con sus cocinas abiertas”, mediante una gran ventana de hierro y vidrio estriado. “A partir de las cuatro de la tarde, cuando entra la luz del atardecer en el salón y baña por completo el espacio, te sientes como si estuvieras en un cuadro de Sorolla”, detallan los arquitectos.

De un óleo impresionista a uno de Rothko, ya que los tonos rojos y terracota se apoderan de la nueva biblioteca mientras que, en el salón, vanguardia y tradición se vuelven a encontrar en el sofá y las butacas de Note Design para Sancal. Por no hablar del material estrella de este proyecto, los mármoles, presentes de la forma más inesperada y radical en encimeras, suelos y embocaduras. Con una única visita queda claro: diluir entre estas paredes el carácter clásico de un chalet en La Moraleja con el torbellino creativo de Plutarco, algo en un principio disparatado, es justamente lo que da sentido a una vivienda de las que ya no quedan.

Entrada a la biblioteca con el recibimiento del aparador Bramante de Cassina. Sobre él, arreglo floral de Metatopy y silla Ruban de Estudio Persona para Pierre Frey.

Puerta de hierro y vidrio estriado enmarcada en cuarcita verde china, todo diseño de Plutarco. En el suelo, tarima de madera negra en espiga. Lámpara de pie de &Tradition, butaca Capitol Complex de Pierre Jeanneret para Cassina y piezas de arte de Fuensanta Sobejano.

Una ventana conecta la cocina con el comedor. Mesa por Plutarco con sillas Ruban de Estudio Persona para Pierre Frey, lámpara Ihana de Marset, esculturas de Cassina y arreglo floral de Metatopy.