¿Cuál será el verdadero color del 2024? Los interioristas nos dan sus predicciones

Desciframos el enigma con la ayuda de Miriam Alía, Sigfrido Serra, Marta de la Rica y Marcos Trueba. Cuatro diseñadores a los que hemos preguntado cuál será el color que marcará el año que viene, qué tono les ha conquistado últimamente e, incluso, cuál apartarán de su paleta de colores (al menos por un tiempo).

Rosa coral, azul turquesa, rojo carmín, o los tonos tierra. Son colores que vienen y van, y nos encanta descubrir cuál será el siguiente en entrar en nuestras casas. Cada año, por ejemplo, Pantone elige una tonalidad que supuestamente reinará los 12 meses siguientes: en 2023 fue el Viva Magenta, y para el año 2024, la empresa estadounidense apuesta por el Peach Fuzz, un tono melocotón cálido y acogedor. Sin embargo, no se puede condensar todo un año en un solo pigmento. Como se suele decir, para gustos, colores. Por eso hemos hablado con algunos de los interioristas favoritos de MANERA para preguntarles cuál será su color del 2024. Y esto es lo que nos han contado.

Espacio de Miriam Alía para Casa Decor 2022 en colaboración con Technogym (foto: Nacho Uribe Salazar). En portada, su propuesta para Casa Decor 2023 junto a Bang & Olufsen (foto: Asier Rua). 

Dormitorio de un apartamento en Altea donde Sigfrido Serra despliega los tonos tierra, su color del 2024 junto a los naranjas. Foto: Elton Rocha.

Otra vista del proyecto de Miriam Alía para Casa Decor, donde aúna el tono melocotón y los acabados metalizados. Foto: Nacho Uribe Salazar.

Gama de naranjas y melocotón

Los diseñadores Miriam Alía y Sigfrido Serra no andan lejos de lo establecido por Pantone. La primera ha elegido el tono melocotón y el naranja como colores del año que está a punto de comenzar, y Sigfrido añade a esta elección los tonos tierra y nudes. Ya pudimos ver en MANERA cómo el valenciano avisaba sobre esta tendencia en un proyecto en Altea. Ambos decoradores destacan la calidez, luminosidad y positivismo que pueden aportar y se atreven con el efecto monocolor. En palabras de Sigfrido, “¿por qué no utilizarlos en la misma cromática pero en distintos tonos? ¡Un total color degradado! Es algo que dará mucho que hablar en 2024”. Miriam Alía, por su parte, también se suma a esta tendencia: “Los usos que le podemos dar son infinitos. En uno de mis últimos proyectos lo he aplicado en paredes, techos y cortinas con el tono melocotón monocolor”. 

Tanto Alía como Serra están de acuerdo en otro punto. El acabado que les ha reconquistado con vista a la próxima temporada es el metalizado. De hecho, es un tono con el que ambos seguirán jugando y que contrasta perfectamente con la calidez de los naranjas y los tonos tierra. Para Sigfrido, al metalizado hay que sumarle la elegancia del negro, del cual se declara fan y admite, “que el negro es mi nuevo neutro blanco”. Ahora bien, si hay algo en lo que los dos diseñadores no se ponen de acuerdo, es en el marrón. Miriam apostará por él con mucha fuerza, mientras que Sigfrido tiene su postura clarísima: “No puedo con los tonos marrones o flúor. El gris pálido, lila o neones son DEP en mi paleta de color”.

Espacio de Sigfrido Serra en Sinmas Studio para Casa Decor 2021, donde combina el naranja con los acabados metalizados. Foto: Lupe Clemente.

Una combinación entre negros y metalizados de la mano de Sigfrido Serra en Sinmas Studio. Foto: Paloma Pacheco.

Tono ciruela pruna

Un poco más alejada de estos dos creativos se encuentra la interiorista Marta de la Rica, que sorprende con el ciruela pruna como su color del 2024. Se trata de un tono elegante y atrevido que la diseñadora nos invita a combinar con el rojo, el amarillo o el verde manzana. Este último es otro de los colores que recuperará sin duda en sus proyectos. Volviendo al pruna, ella lo aplica en paredes o tapicerías, y su fuerza puede dotar a un espacio de carácter y personalidad. El potente color se puede ver en uno de sus últimos proyectos, enfundando las paredes de uno de sus espacios. A su vez, De la Rica nos advierte que no perdamos de vista el alto brillo, un acabado que, a su parecer, vuelve para quedarse. 

Proyecto Cabinet of Curiosities donde Marta de la Rica aplica el tono ciruela pruna que, según ella, será su color del 2024. Foto: Manolo Yllera.

Interior diseñado por Marta de la Rica en el que puede verse el alto brillo a lo largo de la estantería naranja. Foto: Manolo Yllera.

La biblioteca de una casona vascofrancesa donde Marta de la Rica utilizó un tono parecido al elegido para el año 2024. Foto: Montse Garriga.

Color azul glaciar

“Desde luego, no sé cuál será el tono que predomine este año pero yo empiezo a tener cierta predilección por el azul”. Así empieza el cubano afincado en Madrid Marcos Trueba al hablar sobre su elección para el color del 2024. En concreto, el interiorista escoge el azul glaciar con un reflejo metalizado. “Casi como una escultura de James Turrel o una obra cromática de Olafur Eliasson”, prosigue. Es un tono que le transporta al color del cielo al amanecer, y se atreve a presentarlo junto a texturas y materiales crudos: “Creo que tiene la fuerza suficiente como para combinarlo con piedras naturales o incluso con hormigón”. 

Trueba va más allá. En el último número de MANERA Magazine hemos visto cómo emplea el color marrón de la madera de ébano para cubrir un gran volumen en un piso madrileño. Es un color que a él mismo le sorprende haber utilizado, y del que destaca su carácter tan absorbente. Otro color que ha reconsiderado incluir en su paleta gracias a un nuevo cliente es el verde musgo, y esos tonos que va a dejar de lado en la próxima temporada son los pastel. “Hablo del beige y del crema que han estado colonizando el diseño últimamente”, subraya el interiorista. Sin duda, no tiene miedo de ir a contracorriente.

En el salón de esta vivienda, Trueba aplica tonos azules en piezas como los jarrones o las tapicerías. Pero el azul glaciar aparece en el óleo Entre el río y el mar (2023) de Rachel Valdés. Foto: Germán Saiz. 

Marcos Trueba diseña un gran volumen de ébano de Macassar que divide distintos espacios de la casa. Foto: Germán Saiz.

En definitiva, no tiene sentido encasillar todo un año en un solo color. Tras hablar con Miriam Alía, Sigfrido Serra, Marta de la Rica y Marcos Trueba, se puede decir que, en general, el año que viene va a ser el de los colores cálidos y los metalizados. El optimismo está de moda en los interiores de nuestras casas, y la pintura va a ayudar a que esa energía se haga realidad. No dejaremos de estar atentos para comprobar cómo avanza el año, qué predicciones se cumplen y cuáles nos sorprenden. De todas maneras, no se debe olvidar que aplicado con gusto, hay espacio para cualquier color. Ya lo dice Alía: “No hay que pensar en los colores de forma individual. Según con qué los combines, su efecto cambia totalmente, así que yo no dejo ninguno de lado”. Y nosotros, tampoco.

De nuevo, el proyecto de Sigfrido Serra en Altea. Aquí, el interiorista combina el naranja de la alfombra Tomol de The Masie con un ambiente multicolor. Foto: Elton Rocha.