Fotografía: Lance Gerber
Interiorismo: Another Human

Colores vibrantes y muebles con formas curvas: así es esta divertida casa en Los Ángeles diseñada por Another Human

El estudio de diseño e interiorismo Another Human, dirigido por Leah Ring, ha transformado una casa de Los Ángeles en un auténtico oasis colorido, futurista y atrevido perfecto para relajarse y fomentar la creatividad.

Para darle una nueva vida a nuestra casa muchas veces no es necesario hacer complicadas reformas integrales. Con tan solo renovar los espacios claves de la vivienda es suficiente para lograr un cambio significativo. Un claro ejemplo de ello es el exquisito trabajo que hizo el estudio Another Human, dirigido por Leah Ring, quienes se encargaron de transformar los espacios clave (la sala de estar, el comedor y el dormitorio principal) de una casa ubicada en el barrio Los Feliz, en Los Ángeles. “La planta principal de la casa es un gran espacio abierto, por lo que tan solo renovar esta área influye en el resto del lugar”, detalla Leah.

En el comedor, corazón de la casa, mesa Waka Waka de color frambuesa con sillas Bruno Rey azules de Design Within Reach y lámpara de araña de Hem.

Vista del comedor y el salón, en un espacio abierto y dinámico.

La fachada de la casa con puerta azul.

En una vista del salón, sofás retapizados, cortinas plisadas azules Asami de Kvadrat y chimenea con curvas personalizada por Another Human.

Un ambiente acogedor, divertido y futurista

La Casa Holboro (nombre bajo el que se bautiza esta reforma) es para una joven pareja que trabaja en el mundo del espectáculo y la publicidad. Estos detalles fueron determinantes para Leah Ring a la hora de plasmar la decoración con una paleta de colores brillantes que crearan un ambiente divertido y futurista. 

“Los tonos verdes y azules de la sala de estar establecieron la visión del proyecto. Queríamos que el espacio pareciera soñador y etéreo, lejos del ajetreo y el bullicio de Los Ángeles. La casa fue construida en los años 90 y tiene algunos detalles posmodernos interesantes, por lo que queríamos apoyarnos en eso en lugar de contrarrestarlos. En definitiva, el estilo de este trabajo es bastante contemporáneo pero también incorpora algunas piezas antiguas para mantener su encanto”, explica la interiorista, que tardó ocho meses en finalizar este trabajo.

La transformación de la Casa Holboro empezó desde la entrada, en donde el estudio Another Human colocó baldosas de pizarra negra en las escaleras y pintó la puerta de entrada en color azul bígaro. Este toque de color de la puerta principal, curiosamente, marca el tono de los espacios interiores. “Todas las habitaciones en los que trabajamos tienen una calidad casi cinematográfica: realmente te transportas a una película cuando entras a cada lugar. En la sala de estar, por su parte, restauramos los suelos de madera grises, bastante tristes, a un color azul vibrante. Pintamos todo el espacio y diseñamos una chimenea escultórica con curvas como punto focal que combina a la perfección con los sofás y el resto del mobiliario nuevo”, puntualiza Leah.

Una vista de la habitación principal.

Las alfombras Racidi en color morado son una constante en varias áreas de la casa. El banco es un diseño de Another Human.

La paleta de colores de la casa es una curiosa selección de tonalidades verdes, azules y moradas.

Una casa arriesgada tanto por su diseño como por su interiorismo

A el dormitorio principal, la interiorista quería darle un toque alegre pero que a su vez también fuera un espacio acogedor óptimo para el descanso. En esta área instalaron una alfombra nueva morada y reemplazaron la vieja chimenea por una nueva  revestida de mármol. “Nos encantaba la idea de una paleta de colores moderna en tonos grises que contrastara con algunos detalles coloridos, como la alfombra morada y algunas telas bordadas, que dan la sensación de elegancia y antigüedad”.

“Los propietarios querían algo extravagante y colorido porque son muy aventureros… Amo a la gente con la que trabajo aquí en Los Ángeles porque están realmente dispuestos a correr algunos riesgos con el diseño y el interiorismo de sus casas, y eso hace que trabajar en proyectos así sea muy divertido. El resultado es espectacular”, finaliza.

Otra de las vistas del dormitorio en tonos morados, verdes y grises.