Desde la geometría y el color, los interiores ultra modernos de Studio Animal han revolucionado el diseño español

Fotografía: José Hevia

El riesgo, la sorpresa, la diversión y la creatividad máxima son los ingredientes clave con los que Javier Jiménez Iniesta, fundador de este despacho, concibe casas, tiendas y proyectos multidisciplinares a lo largo del país que resultan una auténtica delicia visual.

Cuando Javier Jiménez Iniesta era pequeño, solía dibujar mucho, hacía carteles para los carnavales de su pueblo e incluso ganó un concurso para el póster de un festival de música. A la par de una afición así, él estaba interesado en los espacios habitables y en todo lo que ellos engloban. “Me gustaba imaginar los lugares donde desarrollamos nuestra vida”, recuerda. Y aunque al principio no tenía una vocación 100% formada, decidió estudiar arquitectura en la Universidad de Alicante derivado de su gusto por las artes y el dibujo. Lo que pasó después de graduarse es historia. Se instaló en Barcelona, trabajó en diferentes estudios y posteriormente fundó Studio Animal, con sede en Madrid y en la Ciudad Condal, especializado en proyectos de interiorismo y arquitectura disruptivos e innovadores.

Entrada al baño rosa de Casa Nube, revestido con gresite de Hisbalit. Es uno de los últimos proyectos de interiorismo de Studio Animal junto a la Bar House, cuyo salón se muestra en portada con su enorme barra de acero inoxidable y los taburetes Jamaica de Pepe Cortés para BD. En la pared, apliques Disco de Jordi Miralbell y Mariona Raventós para Santa & Cole.

Retrato de Javier Jiménez Iniesta, arquitecto y fundador de Studio Animal. Foto: Carlos Cortés.

“Hacemos un trabajo de interiorismo desde un posicionamiento profundamente arquitectónico. Tratamos de alejarnos de las tendencias y brindarles a las personas algo diferente y con un punto de riesgo, algo que no puedan encontrar en otro sitio”, destaca, y continúa. “Nuestro objetivo es descubrirles a los clientes cosas que tal vez por ellos mismos no pueden ver, y diseñarles una casa 100% adaptada a ellos”. Studio Animal se caracteriza por el uso de la geometría, el color y la funcionalidad en todos sus proyectos. No se encasillan en ninguna disciplina y exploran todos los espacios posibles: casas, tiendas o galerías.

Cumpliendo deseos

Javier Jiménez Iniesta ha plasmado ese espíritu optimista y creativo en una de las últimas obras de Studio Animal, el llamado Bar House en la zona madrileña de Arturo Soria. El propietario de este piso construido en los años 80 quería hacer de su residencia el lugar perfecto para recibir a los amigos, para cocinarles y hacer fiestas. “Fue un ejercicio interesante explicarle que, en realidad, lo que él quería era tener un bar en casa”, dice. Lo que hizo Javier fue diseñar una barra de acero inoxidable de casi nueve metros de largo, con dos voladizos a los lados, en torno a la cual se articula todo lo que sucede en la parte pública de la vivienda.

Salón de Casa Nube, concebido por Studio Animal y pintado de blanco puro (RAL 9010) con butaca Coconut de George Nelson para Vitra.

Interior del distribuidor de las habitaciones de Bar House tapizado con terciopelo azul.

“Mucho más que un mueble, se trata de una pequeña arquitectura que propicia todas esas cosas con las que el cliente soñaba”, especifica el autor. Hoy, a la parte privada de la casa se accede por un pasillo convertido en distribuidor tapizado de suelo a techo con terciopelo azul que hace las puertas casi indetectables, salvo por unos pomos plateados. “Aquí trabajamos a nivel psicológico y nos preguntamos ¿cuál es el color con el que identificas tu vida privada?”. Otro de esos desafíos a los estándares de cómo es vivir en una casa ultra contemporánea del siglo XXI es Casa Nube, una vivienda sin pasillos. Las paredes de los baños tienen formas curvadas y conectan con el salón, convirtiéndose en una nube que se atraviesa para acceder a los dormitorios. “Con esa nube hacemos una especie de metáfora del cambio de un estado sólido a uno casi líquido”, informa Javier.

Experimentación al poder

Studio Animal tiene además una fuerte conexión con el mundo del arte. En la pandemia diseñaron unas estructuras para el museo CA2M de Móstoles, y en 2021 ganaron el concurso para diseñar la zona VIP de ARCOmadrid. Gracias a estos proyectos que tuvieron mucha visibilidad, Javier y su equipo han trabajado en más creaciones relacionadas con el diseño expositivo y de escenografía, entre las que destaca el escenario que idearon para la obra Twist en el Circo Price, bajo la dirección de Marta Pazos, con la que además se hicieron con el premio FAD 2023 en Intervenciones Efímeras. “Tradujimos esta convivencia entre el circo y el rock casi como un ejercicio cromático con el rojo y el azul”, concluye. “Fue una tarea muy compleja que resolvimos, yo creo, de una manera bastante bonita”.

Perspectiva del escenario que Studio Animal diseñó para la obra Twist en el Circo Price de Madrid.

Vista del proyecto Spectrum para la tienda Munich en Igualada.

Así es el interiorismo Chroma ideado por Studio Animal para la tienda Munich en Madrid.