Fotografía: Nacho Uribesalazar

Eichholtz y su lujo más sofisticado abren las puertas en Madrid

La firma aterriza con su primera tienda en la ciudad y trae a la capital esa gracia clásica y refinamiento atemporal que la caracterizan. Su nuevo showroom acerca la elegancia a los amantes de la decoración.

En 1992, un hombre llamado Theo Eichholtz se propuso un reto: traer a Europa el diseño asíatico que tanto amaba. Al igual que, casi cien años atrás, maestros modernistas como Mucha, Gaudí o Klimt quedaron cautivados por la estética oriental, a Eichholtz le pasó igual. Esos jarrones llenos de simbología, con dragones, flores de cerezo y grullas, o esos muebles bajos y el minimalismo tan característico de la filosofía taoísta le enamoraron. Lo que empezó como una aventura, importando piezas únicas de la exquisita artesanía oriental, se convirtió en algo mucho mayor. A día de hoy, Eichholtz es una firma como ninguna otra, la fusión de la elegancia más clásica con un toque moderno en sus casi 4.000 diseños.

En el nuevo showroom madrileño, sofá Morten en bouclé gris, espejos Othello acabados en latón cepillado y chandelier de techo Florina.

Chandelier Monari, sofá modular Dean, taburetes Elephant, y alfombra de lana Elyn.

Butaca Venosa y mesita auxiliar Nota con base de mármol negro y acabado de latón cepillado.

La gran Bienvenida en MIAD

Hace unos meses, en la madrileña feria de arte y diseño MIAD, vimos aterrizar a la firma en la capital española con un espacio creado por Beatriz Silveira, un sofisticado salón-bar con tonos neutros y toques art déco que se convirtió en uno de nuestros favoritos de la feria. Sin duda, la casa neerlandesa entró por la puerta grande en la ciudad. Pero Eichholtz vino para quedarse. Tras unos meses de escombros y obras, acaba de abrir su primera tienda en Madrid, en la calle de Bárbara de Braganza, 8. 

Rodeada por los mejores anticuarios de Chueca y las tiendas más exquisitas del barrio Salamanca, el local ya acoge el universo Eichholtz al completo entre sus paredes. Un cuidado ambiente de muebles, iluminación y accesorios para todo tipo de proyectos que la firma quiere que se convierta en “un patio de recreo para arquitectos, interioristas y cualquiera que quiera crear un espacio único”.

Sillones Swivel Cervo, mesita auxiliar de travertino Adler, y al fondo, lámpara de mesa Macias en bronce.

Espejo Monari, aplique de pared Dara y taburete Orchanic en bouclé rojo.

UNA COLECCIÓN con mucho arte

En el patio de Eichholtz, la diversión está asegurada. Y más, sabiendo que su showroom esconde una de las colaboraciones más sorprendentes de la industria del diseño, la de la firma con el MoMA de Nueva York. La colección MET X se inspira en más de 5000 años de arte e historia que acoge el mítico museo, dando como resultado una selección de casi 100 piezas que derrochan lujo y elegancia atemporal. Adjetivos que, por supuesto, se pueden extrapolar al resto de la marca, ya que, si algo caracteriza a Eichholtz, es que todos sus muebles pueden confluir en perfecta armonía, creando un puente entre la belleza más clásica y la vida contemporánea.

Encimera de travertino, lámparas de techo Acevedo en alabastro, taburete de barra Dorrego y aplique de pared Sparks, también en alabastro.

Salón con chandeliers de cristal Scottsdale, sofás York en bouclé crema y mesa de centro Angelico en cristal y latón.

Comedor con lámparas de techo Tissot de latón, mesa Atelier S en roble gris carbón y sillas Sofía.

Todo esto, bajo la batuta de Ilze Dombrovska. La interiorista es CEO de Eichholtz Marbella, así que, quién mejor que ella para dar forma a la segunda sede de la firma en España. “Impulsada por mi intuición, elegí representar a Eichholtz y abrir el primer showroom monomarca en Marbella”, cuenta la letona a MANERA. “Ahora lo traigo a Madrid. Era mi sueño desde hace tiempo, desde que me enamoré de esta mágica ciudad. Con nuevas colecciones de muebles de lujo, iluminación y decoración, prometo una experiencia de diseño emocionante y en constante evolución”, añade. 

Mesa consola Rialto, lámparas de mesa Horus de la nueva colección MET X y aplique de pared Imperial, también de la colección MET X.

Aparador Xenon en madera de eucalipto y latón, lámparas Eternity con estructura de alabrastro y latón y escultura de pared Folies Bergere en bronce. 

Con la fuerza creativa de Dombrovska, la eterna elegancia de la marca y un showroom de dos plantas donde no faltan las últimas novedades, el mejor diseño tiene nuevo hogar en la ciudad. Una puerta a la historia que un apasionado de la decoración asiática comenzó, pero que se sigue escribiendo, ahora, desde Madrid. 

En la pared del fondo, láminas de Clément Garnier y apliques Greyson.

Butaca Swiwel Novelle, sofá de la misma colección, espejos Sandals, mesa de centro Lioness y portavelas Bologna.