Fotografía: Luis Beltrán
Interiorismo: Masquespacio

Lo último de Masquespacio se llama ‘Estudios Danzas’: dos pisos vacacionales con trencadís, suelos de barro y cortinas plateadas

La pareja de apartamentos en el centro histórico de Valencia propone un estilo mediterráneo reinterpretando los clásicos domésticos de la zona, bajo el prisma futurista por el que hoy se conoce a los autores de este proyecto.

Materiales y elementos tradicionales del Mediterráneo y, en concreto, del Levante español, dibujan aquí una atmósfera inspirada en lo local pero de una forma un tanto atípica. “Si bien es cierto que el concepto de diseño se inspira en las casas valencianas tradicionales”, cuenta el dúo detrás de Masquespacio, Ana Milena Hernández Palacios y Christophe Penasse, “le hemos añadido un toque futurista, además de una buena dosis del New Mediterranean con sus formas orgánicas”. El resultado son dos apartamentos bajo el nombre de Estudios Danzas, ubicados en el casco histórico de Valencia, en los que fácilmente se puede encontrar aquello a lo que hace referencia el despacho. Lo propio de la zona se revela maravillosamente combinado con todo tipo de propuestas rompedoras.

La mesa de comedor viene acompañada por las sillas U y los Ring Stool de Mas Creations. En portada, la cocina de uno de los dos  apartamentos, la cual reinterpreta las tradicionales cocinas valencianas.

El otro apartamento creado por Masquespacio con piezas de arte sobre la bancada también de Mas Creations.

Rincón de Estudios Danzas, cuyas paredes cuentan con acabados de cemento con una leve rugosidad.

Uno de los mejores ejemplos de tal fusión son sin duda las cortinas en las alacenas de la cocina que, pese a que también se usaban en las cocinas antiguas, en este caso se muestran con un textil plateado muy futurista. Y lo hacen en un edificio de 1930, junto a elementos originales conservados como las bóvedas o algunas vigas de madera. “Los dos apartamentos habían sido almacenes en su día, por lo que estaban mayoritariamente en crudo”, explican desde Masquespacio. “Contaban, eso sí, con alguna pared divisora de ladrillo de una época más reciente que en alguna parte hemos mantenido”. Tras su reforma, ahora ambos apartamentos disponen de entradas y baños individuales, sus propios dormitorios y bancadas en la zona del comedor capaces de emplearse a modo de cama adicional.

Nueva vista de una de las cocinas de Estudios Danzas.

La bancada, realizada a medida con el mismo acabado del barro de los suelos, sirve como cama adicional.

A lo largo del último proyecto de Masquespacio salta a la vista el diseño tan cuidado de iluminación, con varios puntos indirectos que ayudan a crear escenas.

Otra vista de la cocina con un gran toque futurista.

El trencadís está presente en la cocina, creando frontales dinámicos y con carácter. Sobre la encimera, piezas de cerámica de Mas Creations.

Adentro de este dormitorio, una celosía toma el protagonismo como cabecero escultural.

Acogedora atmósfera

“Las viviendas tienen una serie de ventanas que dan directamente a la calle, lo que les propicia iluminación natural”, añaden. Lo único es que, al estar en la planta baja del edificio y a pie de calle, se ha tenido que instalar un filtro en las ventanas de cara a guardar la privacidad de los huéspedes. “Para contrarrestar la falta de luz natural debido a esa solución, en cada apartamento hemos añadido luz decorativa que también ayuda a mantener un aire cálido en el interiorismo y hace sentir a los invitados en cada momento como si estuvieran en su hogar”. Con la diferencia tal vez de que, en estos dos hogares, cada mueble viene diseñado ad hoc por el propio estudio. Piezas como los floreros Cono y las sillas U de los comedores, junto a algunos objetos y luminarias de las colecciones Mas Creations de Masquespacio, completan el ambiente lúdico y acogedor potenciado, por otro lado, por una selección de tapizados y textiles en tonos tierra.

“En Estudios Danzas todo está pensado para que el huésped viva el auténtico estilo mediterráneo”, dicen los autores, señalando que una gran mayoría de los materiales empleados se han producido además en la zona. Hay mucha terracota, trencadís y baldosas de barro, así como celosías en dormitorios y cocinas que no solo dividen espacios y a la vez funcionan como mesas. Aportan carácter y personalidad, representando el alma de un proyecto que se ha realizado con un presupuesto ajustado y en el que se ha aprovechado todo, según concluyen desde el mismo estudio. “Se hizo casi en su totalidad con materiales de obra que evitaran la entrada de varios equipos, y con el fin máximo de evitar un incremento en los costes”.

El trencadís también está presente en otras partes de Estudios Danzas, tal y como se observa aquí en el cabecero.

“Para el cabecero semicircular quisimos seguir con la curva orgánica en algunos puntos, jugando con los materiales que teníamos disponibles”, explican en Masquespacio.

Vista de la cocina del segundo apartamento de Estudios Danzas, la cual adopta de nuevo el toque futurista aplicado por Masquespacio.

Con tonos verdes se estructura este apartamento vacacional ingeniado por el despacho valenciano.