SUSCRÍBETE

~ Versión Print

Fotografía: Mónica Barreneche / El Buen Ojo
Arquitectura e interiorismo: Álvaro Uribe Mejía & Jotaele Arquitectura

Jotaele Arquitectura: “Al reformar este dúplex en Bogotá nos encontramos con muchísimas sorpresas”

El dúo detrás de este estudio firma un nuevo apartamento en la capital colombiana de la mano del arquitecto local que les propuso colaborar en el proyecto. Hoy el resultado de la vivienda, a juzgar por sus maderas nobles, tragaluces y techos altísimos, no puede ser más acertado y envolvente.

Este proyecto fue un ejercicio constructivo que nos arrojó muchas sorpresas”. Lo comentan las arquitectas manizalitas Jimena Londoño y Laura Escobar al mando de Jotaele Arquitectura, quienes recibieron una invitación por parte del arquitecto Álvaro Uribe Mejía. La idea era desarrollar en conjunto un dúplex de 280 m2 en un edificio de Bogotá datado de finales de los 90. “En el apartamento ya vivían los propietarios, pero era oscuro y estrecho, así que les convencí para crear un espacio lo más contemporáneo posible”, recuerda Álvaro. “El resultado fue maravilloso”.

Tanto en portada como en esta imagen, vista del comedor integrado en una gran área social que a la vez comprende la cocina y el salón.

Desde la cocina, revestida con la madera maciza imperante de este apartamento, se puede observar gran parte del resto de la vivienda.

Con una forma escultural que la eleva a la categoría de arte, la escalera divide el salón de la cocina.

Detalle de una pequeña sala de estar junto al salón, proyectada por Jotaele Arquitectura y Álvaro Uribe Mejía.

Muy digna de admirar durante horas

Otra de las sorpresas aparece, de nuevo, nada más acceder a la vivienda. Y es que es ahí donde se observa una buena mezcla entre cálidos y fríos, en gran medida gracias a la utilización de piedra Travertino en el suelo propuesta por el arquitecto, así como al recubrimiento metálico de las bajantes que simulan columnas. A la vez influye el revestimiento en madera que sobresale de los muros que abren la cocina y las alacenas. O la extensa barra tipo bar que nace del rincón de la cocina y que, tras una puerta en espejo ahumado, oculta el patio de ropas.

Perspectiva del salón con muchas de las piezas de diseño integradas por los autores, de marcas como Dessvan, Kare, Moblar, Folies, Diamantina y la Perla, Nordic, Tucurinca y Del Portillo.

Vista del comedor, otra de las estancias que concibió el dúo detrás de Jotaele Arquitectura.

Detalle de uno de los espacios comunes a modo de sala de lectura.

“Durante el proceso de remodelación fueron apareciendo tragaluces, completamente inutilizados antes, que hoy en día bañan puntualmente de luz natural ciertos rincones del apartamento. Además”, añaden las arquitectas, “al estar en el último piso pudimos transformar la cubierta a la medida de las necesidades actuales de sus dueños”. Parte de la remodelación en este piso de Bogotá consistió en hacer una terraza cubierta, sala, un gran comedor de diez puestos, baño auxiliar, biblioteca y oficina. Aparte de la cocina integrada de la que ya se ha hablado, y sobre la que de nuevo vuelven las responsables de Jotaele Arquitectura.

El corazón de la casa

“La cocina se estructuró para que fuera el eje del apartamento. Con ello quisimos desafiar la forma tradicional de vivirla. El objetivo era romper con el paradigma de que, para tener privacidad, se debe confinar un espacio en cuatro paredes”, subrayan ellas. “Además de eliminar muros y de redibujar la funcionalidad de una cocina muy activa, también debíamos resolverla de forma inteligente”, concluyen, haciendo referencia a la elección del extractor en forma de campana, perteneciente a la marca Falmec, la cual jugó un papel esencial para poder completar el concepto del interiorismo de un apartamento que, según sus autores, se vive por fin al estilo del 2024, con mucha luz y una gran sensación visual de amplitud espacial.

En el dormitorio principal también se puede observar la madera noble que impera a lo largo del proyecto.

El dúo de Jotaele Arquitectura rescató los tragaluces originales de esta vivienda en Colombia.

Vista del baño del que dispone el dormitorio de matrimonio.

El baño principal se erige mediante tonos cálidos y mucha piedra natural.