Fotografía: Michael Calderwood

El diseño precolombino y el de hoy se funden en Gloria Cortina: un libro homenajea la obra de la interiorista mexicana

Editado por Rizzoli y bajo el título Gloria Cortina: interiores, modernidad y mito, este nuevo volumen traza un amplio recorrido por la armonía y la belleza que la diseñadora lleva años logrando en sus espacios y muebles emocionales.

Hace 14 años que esta latinoamericana fundó su estudio homónimo. Lo hizo en 2009, tras formarse con el arquitecto Ricardo Legorreta, de la mano de un equipo que empezó a operar tanto en México como en Estados Unidos siguiendo siempre un mismo patrón: altas dosis de elegancia que son puros ejercicios de lujo contenido. Al menos, a la vista queda eso en el libro que la editorial Rizzoli le ha dedicado este año bajo el título Gloria Cortina: interiores, modernidad y mito. En él se ven muchos de los proyectos que en los últimos años ha ido alzando la mexicana, desde un penthouse en el resort The Sebastian Vail, en Colorado, hasta apartamentos de lujo neoyorquinos y residencias a gran escala en la Ciudad de México.

Los interiores de esta residencia, diseñada originalmente en la década de 1990, fueron reinventados por Gloria Cortina en un diálogo cercano con los clientes. En portada, la casa de Gloria Cortina.

Retrato de la interiorista mexicana. Foto: Daniel De Laborde.

Gloria Cortina diseña casi todos los muebles y accesorios de sus proyectos, al igual que hizo en esta amplia y minimalista vivienda.

El volumen, en esencia, presenta la sofisticación del viejo mundo y el exquisito estilo mexicano que ha confirmado la posición de Gloria Cortina como una de las curadoras de diseño más punteras del sitio en que nació. “Las referencias de México en mi trabajo son constantes. Desde muy joven mi misión ha sido representar a mi país en su mejor versión. Y qué mejor manera de reinterpretarlo que creando un lenguaje estético único”, cuenta ella. La interiorista, hoy representada por la galería Cristina Grajales en Nueva York, también es reconocida por ser artífice de ediciones limitadas de piezas escultóricas que, ojo, son parte de las colecciones de los museos más importantes del mundo.

Diseño total

El Cooper Hewitt de Nueva York tiene piezas de la mexicana. También el Louvre de Abu Dabi y el Museo de las Artes Decorativas de París, entre muchísimos otros. Al observar su obra, tanto en el libro de Rizzoli como en cualquiera de estas instituciones, la reflexión es clara: casi todas las piezas de Gloria Cortina se mueven en la fina línea entre diseño y arte. “Tal vez porque mis diseños son muy auténticos y la carga cultural es sustancial. Lejos de hacer referencias históricas cliché, me sumerjo en la mitología, y es ahí donde encuentro conexiones que abstraigo y que logran informar estéticamente las piezas”, comparte.

Uno de los aparadores que la mexicana concibió para su propia casa.

Al frente, la mesa Origin diseñada por Gloria Cortina en 2021.

Mesitas auxiliares Eye of God, 2014.

Efectivamente, cada mueble y cada accesorio, labrados artesanalmente, asoman referencias culturales de su país. “A muy temprana edad pude admirar México de manera fresca y genuina, de ahí mi absoluta pasión por la cultura precolombina, sus mitos y raíces. También me atraen sus significados, el color y la honestidad”, añade. Pero la inspiración de Gloria Cortina va más allá del patrimonio artístico y artesanal de su tierra. Ella abraza los artefactos mayas, sí, pero a la vez el cubismo y la arquitectura modernista.  

Vista del Muro de las Constelaciones que Gloria Cortina creó en 2019 con mosaicos de una rara obsidiana plateada.

Golden U, 2015. El tablero a modo de altar de esta mesa de centro está acabado en bronce y obsidiana dorada.

Ha creado escuela

Bronce, obsidiana, latón, cuarzo, ónix, mármol y marquetería de cuero son algunos de los materiales con los que la interiorista concibe piezas que irradian belleza, poder, sensualidad y fuerza. Una proeza sublime de significado, materialidad y forma. A través de su obra, Gloria Cortina ha logrado una conciencia del diseño contemporáneo mexicano en la escena internacional, desde una perspectiva de raíz y profundidad, bajo un nuevo estilo vernáculo moderno.

La interiorista también es de las que considera que el diseño en México y Latinoamérica está en auge. “Pero desde hace ya unos 10 años. Hay mucha fuerza en los jóvenes”, opina, hablando de su proceso de trabajo que, a la vez, podría ser un consejo perfecto de cara a las nuevas generaciones. “Para mí el desarrollo de los proyectos es profundamente emocional. Necesito encontrar conexiones estéticas que le den sentido a las composiciones. Celebro el proceso del proyecto a través de una historia: empieza por el cliente y termina en la materialidad del espacio”, concluye. “La poesía, para mí, sólo se logra con intención y sentimiento”.

Portada del libro Gloria Cortina: interiores, modernidad y mito (2023). Foto: Rizzoli.

Así es el trabajo de Gloria Cortina para el apartamento de un galerista internacional en Hudson Yards, Nueva York. Foto: Thomas Loof.