Matthew Williamson, diseñador: “Si quieres darle una nueva vida a tu piso, lo mejor que puedes hacer es pintarlo”

A los logros de este inglés se le suma ahora un libro llamado Living Bright donde él plasma la fascinación por el color que le ha perseguido de por vida, tanto en su lado más personal como en las bucólicas viviendas que proyecta a lo largo del mundo.

Cuando Matthew Williamson era niño solía maravillarse al ver los colores brillantes que su madre utilizaba para vestirse y decorar su casa. Ella manejaba el color con una naturalidad poco común en su entorno, en donde predominaba el gris característico de los cielos de Manchester, su ciudad natal. De aquella admiración nació el germen de lo que el inglés construyó después: una vida y una carrera en el interiorismo basadas en el uso magistral del color. “Manchester es genial pero es una ciudad gris, y yo estaba interesado en lo opuesto, en el uso del color. Al final es el elemento que cambia la atmósfera de un lugar, el que lo eleva, lo hace mejor y más único”.

Apartamento en Londres de Matthew Williamson con cruz floral de barro y caja de Frida Kahlo, ambos de México (foto: Paul Raeside). En portada, el salón de esta vivienda en la capital inglesa con paredes con Lido Pink de The Pickleson Paint Co. (foto: Damian Russell).

Salón de la Suite 67 del hotel Belmond La Residencia en Deià (Mallorca) diseñado por Matthew Williamson. Butacas victorianas con telas Duchess Garden (izda.) y Menagerie, ambas de Williamson, y cuadros botánicos de John Derian. Foto: Tom Mannion.

Una de las cocinas ideadas por el inglés con cuadro Solar Eclipse de Enkel Art Studio. Foto: Enkel Art Studio.

Comedor exterior del hotel La Residencia, Mallorca, con mantel azul Azari a cargo de Matthew Williamson. Foto: Tom Mannion.

Retrato del diseñador en Deià, Mallorca. Foto: Lynne Harkes.

Así lo ve él, y así lo cuenta en MANERA llevándolo incluso al plano personal. “Yo creo que la gente se siente atraída por ti cuando vistes con colores vibrantes. El color no es una medicina necesariamente, pero ayuda de alguna manera a subirte el ánimo. Ese efecto positivo lo veía con mi madre y los que la rodeaban”, recuerda él. Derivado de su interés por los colores y los efectos que estos provocan en las personas, decidió embarcarse en una larga y exitosa carrera como diseñador. Primero en la moda, fundando su propia firma y llegando a trabajar con reputadas marcas y figuras de la industria.

Una guía para ir más allá del greige

Tras la ropa Matthew Williamson se centró en la que probablemente sea su mayor pasión hasta la fecha, el interiorismo, un mundo en donde ha plasmado su experiencia con el color para utilizarlo en casas, hoteles y un sinfín de proyectos de los que ha aprendido lo suyo. Todas estas experiencias las comparte ahora en Living Bright (Thames & Hudson, 2023), su primer libro de diseño de interiores lanzado el pasado septiembre. En él explica cómo utiliza el color en sus viviendas de Londres y Deià, Mallorca, en los proyectos de sus clientes y en los textiles y muebles que diseña. Su objetivo, según destaca el inglés, “es inspirar a otras personas para que disfruten y se atrevan a utilizar el color en sus vidas”.

Dormitorio de su piso en Londres. Las paredes vienen pintadas con Tequila Green de The Pickleson Paint Co. Foto: Damian Russell.

Salón exterior en el hotel La Residencia, Mallorca. Foto: Tom Mannion.

Coctelería de Deià, diseñada por Matthew Williamson, con paredes pintadas de azul eléctrico. Foto: Matthew Williamson.

Salón de su antigua casa en Deià. El azul intenso de la escalera, de la mesilla y del aparador contrasta con el suave azul de las paredes. Foto: Iaia Cocoi.

Él mismo lo explica. “Quería hacer un libro de mi historia personal con el color, no uno acerca de la ciencia o la teoría de éste. Tampoco me interesaba que fuera un coffee-table book que nunca se leyera. Lo que hice”, subraya, “fue un libro-guía muy práctico que contiene preguntas, respuestas e ideas sobre lo que yo pienso del color y sus usos”. Inspirado en su madre y en la creatividad de su pequeña hija Skye, Matthew Williamson divide Living Bright en siete capítulos, cada uno con su propio color del arcoíris. “En el primer capítulo, por ejemplo, hablo del rojo, un color desafiante para muchas personas y que es preferible utilizarlo en pequeñas dosis”, opina. “Como en una silla o en un marco de fotografía”.

Su gama cromática estrella

Lo opuesto sucede con el verde, según él. “Es un color perfecto para las habitaciones que todos relacionamos con la naturaleza, y que se puede utilizar en muchísimas tonalidades. Ocurre lo mismo con el azul, el color del mar y del cielo, ideal de cara a crear una atmósfera de calma en cualquier espacio”. Lo que salta a la vista en el libro es que el rosa ocupa un capítulo importante, a la vez que lo hace en su vida. Es el color favorito de Matthew Williamson y lo utiliza en muchas de sus decoraciones, empezando por el salón principal de su piso en la capital inglesa donde las paredes aparecen pintadas de un rosa tenue o pastel. Mientras, los sillones son de un rosa brillante. “Creo que de él puede salir una gran variedad de tonos, desde el neón y el fucsia a, por ejemplo, el rosa palo”, defiende.

Cocina del diseñador en la capital inglesa. Foto: Damian Russell.

Salón de su piso de Londres. El color preferido de Matthew Williamson es el protagonista y hace destacar el estampado chintz del sofá y los espejos antiguos. Foto: Damian Russell.

Para el interiorista el rosa es, además, un color muy neutral. “Es el que yo utilizaría en lugar del beige, porque tiene más personalidad y riqueza”. Por otro lado, en su volumen Matthew Williamson invita a los lectores a hacerse 20 preguntas básicas sobre los gustos personales de cada uno. Una práctica que tiene como objetivo ayudar a encontrar lo que él llama ‘el ADN del estilo’. “Esto removerá el ruido, las distracciones y toda la larga lista de opciones y colores que podemos encontrar mientras vemos fotografías en Instagram o Pinterest”, concluye, no sin antes hacer su último alegato. “Pero lo que yo siempre digo es que, si quieres darle una nueva vida a tu hogar, lo mejor que puedes hacer es pintarlo”.

La antigua habitación de Skye, hija de Matthew, con papel Birds of Paradise. Foto: Iaia Cocoi.

En la pared, cuadro de Matthew Williamson y, en la mesa, frutero de cerámica. Foto: Cassie Nicholas.

Dormitorio de la Suite 67 del hotel La Residencia en Mallorca. Cama con colcha Lyrebird y papel Rosanna Trellis, ambos diseños de Matthew Williamson. Foto: Tom Mannion.

Vista de su antigua casa en Deià. Paredes turquesas, ventana amarilla y cocina de Ikea. Foto: Iaia Cocoi.