Fotografía: Javier Bravo / Estilismo: Beatriz Torelló
Interiorismo: Bao Proyectos

La antigua Europa y sus clásicas residencias resuenan en el nuevo piso de Bao Proyectos en Madrid

Partiendo de una base sobria, blanca y de corte señorial, los arquitectos han trazado una vivienda en la capital española que contiene todo lo que a sus dueños peruanos les atrae del viejo continente. La virtud final, a modo de spoiler, es que no se ha caído en estereotipo alguno.

Quien haya analizado Madrid en profundidad habrá detectado que la ciudad está en el punto de mira. Especialmente, en el de muchos latinoamericanos que han visto en las zonas circundantes al centro una buena oportunidad, además de un lugar perfecto desde el que pasar largas temporadas en Europa. Este es, de hecho, el caso con el que se encontraron los responsables del estudio Bao Proyectos, Pilar Barroso y Miguel Brieva, ambos arquitectos. A los dos les contactó una pareja de Perú en 2022: habían adquirido un piso de unos 140 m2 en el distrito de Chamberí y querían, claro está, que desde el despacho les firmaran una reforma absoluta de aquella vivienda.

¡Descubre esta y todas las últimas tendencias en nuestra revista de interiorismo!

De izq. a dcha., el salón con lámpara de pie Kaiser de Fritz Hansen en DomésticoShop, mesita auxiliar de mármol Marquina, de Piero Lissoni en Cassina, y sofá de los dueños, igual que las dos sillas. La mesa de centro es la Tulip de Eero Saarinen por Knoll, en IKB 191, y la fotografía, de Claudia Garrido.

Zona de lectura acompañada por alfombra de Zigler (como las del resto de la casa), taburetes de Charlotte Perriand por Cassina y, sobre la librería, esculturas de madera negra de InCasa, cerámicas de Ferm Living, en DomésticoShop, y fotografía de YellowKorner Hermosilla.

Así lo hicieron durante casi nueve meses. “Su propuesta era recuperar el carácter arquitectónico clásico de la vieja Europa, detalles como las molduras y los rosetones”. Lo recuerdan los arquitectos, comentando que el encargo fue bastante especial. El apartamento se escondía en una finca de 1970 y recientemente la había rehabilitado el grupo inversor que la adquirió. O sea, que a nivel estructural no podía estar en mejor forma. Pero, ¿en el piso no se tocó la distribución? “Eso sí”, admiten en Bao Proyectos. “La rehicimos al completo para buscar la luz”.

Una ventaja insólita

Cuentan los autores que ahora el apartamento, tras su trabajo, cumple con lo propuesto, que era que cada estancia tuviera su propia iluminación natural. Algo impensable hoy en día en una gran ciudad. “Pero lo conseguimos. Desde la cocina y el salón hasta la zona de noche, todos los espacios cuentan con ventanas”, informan. “Y es más, las de la habitación de matrimonio son enormes, y la del baño parece casi de dormitorio”. Según los arquitectos, hubo que resolver la reforma a distancia, con unos clientes que se encuentran a miles de kilómetros y en una franja horaria distinta. Pero en el estudio están más que habituados, y les gusta. “Trabajamos con muchos clientes que no residen de forma habitual en España, así que es nuestro objetivo. La idea es que puedan seguir la reforma desde la distancia con total tranquilidad”.

El comedor viene vestido con sillas Cesca de DomésticoShop, mesa de los dueños y vasijas negras y peana blanca, todo de Tristán Domecq Casa. Las obras de las paredes son de Jesús Pedraglio (izq.) y Mariella Agois (dcha.).

Otra perspectiva del comedor, abierto a la zona de lectura del salón y a la cocina.

Al fondo, la cocina que diseñó Bao Proyectos con taburetes de IKB 191, piezas de cerámica verde de DomésticoShop y fotografías de YellowKorner Hermosilla.

En este caso, lo que más hubo que mostrar fue el cambio quizá más notable en la retícula de la casa. En Bao Proyectos le plantearon a la pareja abrir la cocina al comedor y que ésta fuera la estancia que recibiera a los invitados nada más acceder a la vivienda. De cara a los materiales, optaron por madera de roble colocada en punta Hungría a la española –“en espiga pero con el corte”, subrayan- y piedra caliza en los baños. “A nosotros nos gusta muchísimo trabajar con materiales naturales”, continúan, “igual que siempre hacemos una triada de tonos blancos, madera y luego pequeños toques de color”.

Similar a las galerías de arte convencionales

Aquí se ve. Sobre un contenedor neutro, a modo de lienzo recién estrenado, añadieron los suelos, también una amplia selección de alfombras de Zigler y, con respecto al mobiliario per se, mucha pieza de Charlotte Perriand editada hoy por Cassina. Los propietarios, amantes del arte, escogieron las obras de los artistas peruanos por los que sentían especial admiración. “En el despacho nos encajó su selección, y con el proyecto planteado todo cuadraba”, detallan. “Al crear ese contenedor blanco, el objetivo era que todos los lienzos y fotografías de las paredes cogieran presencia y fuerza”.

El dormitorio principal aparece con cabecero de lino de Pepe Peñalver, igual que la colcha, plaid de Alhambra y cojines de Llamative. Junto a la cama, mesita Plinth de Norm Architects para Menu. Silla LC7 de Charlotte Perriand en DomésticoShop, lámpara Tolomeo y, sobre el estante, litografía de Christo y Jeanne-Claude en IKB 191.

Los arquitectos de Bao Proyectos, Pilar Barroso y Miguel Brieva, retratados en la zona de lectura de este piso en el distrito madrileño de Chamberí.

Vista de un baño con jarrón de cristal de Tristán Domecq Casa, toallas de Zara Home y fotografía de YellowKorner Hermosilla.

Lo cierto es que las obras de arte tenían bastante fácil lo de ganar en protagonismo. En el comedor, colgada figura una pieza de Jesús Pedraglio Belmont construida en base a hilos ultra coloridos, contigua a una fotografía de Mariella Agois en tonos rojizos. Aunque, quizá, el mayor contraste lo genera la imagen de gran formato sobre el sofá del salón, de Claudia Garrido, retratando el reflejo del agua en colores salmón. El resultado gustó a los propietarios, tal y como afirman en Bao Proyectos, “porque tiene nuestra firma”. ¿Y en qué consiste? “Solemos proponer una base clásica, pero siempre personalizada en los detalles de la vivienda, teniendo muy en cuenta los gustos y las necesidades de cada cliente”.