Fotografía: Mood Authors
Interiorismo: Butterfly Studio Estilismo: Eliza Mrozińska

Terrazo, pastel, Wes Anderson y diseño polaco: este apartamento en Cracovia refleja la mente creativa de sus dueños

Butterfly Studio ha creado en este apartamento de 80 metros cuadrados en el corazón de Cracovia un homenaje atrevido, funcional y muy íntimo al universo de la pareja de creativos que lo habita.

Los espacios que habitamos son una extensión de nuestro universo personal: nuestros gustos, referencias, vivencias, ocupaciones. Para la pareja de creativos que escogió a Butterfly Studio para diseñar su nueva casa, esta certeza suponía el fundamento y el fin. Cinéfilos, amantes de las películas de Wes Anderson y entusiastas del arte moderno. Tres rasgos que definen su carácter y creación, y que están presentes en cada elección que ha configurado el que ya es su hogar. Terrazo, simetrías, tonos pastel en diálogo con una gama más vibrante. Modernidad, frescura, y piezas icónicas de diseño polaco. Todo ello está presente en este apartamento de 80 metros cuadrados en el corazón de Cracovia.

La zona común, un espacio abierto que une salón y cocina, está pensado para ser el corazón de la casa. El sofá, la pieza central, es de la casa polaca Optisofa.

Repartidos en estanterías y encimeras encontramos jarrones de cerámica de los diseñadores Malwina Konopacka o Pani Jurek.

Cada rincón de la casa persigue el balance entre comodidad y estímulo creativo.

Al cruzar la entrada, un pasillo nos recibe y nos conduce a la zona común, cocina y salón en un espacio abierto que es el corazón de la casa. Un lugar donde la apuesta por una gama cromática intensa alcanza su máximo esplendor. La filosofía que hila la estética de este proyecto es el atrevimiento informado. Todos los elementos que configuran este universo han sido seleccionados de manera meticulosa, respondiendo a un porqué, desde los azulejos de terrazo hasta las tazas de café. Repartidos en estanterías y encimeras encontramos jarrones de cerámica de los diseñadores Malwina Konopacka o Pani Jurek. El sofá es de Optisofa, antigua fábrica artesanal convertida en fabricante de muebles polacos de alta calidad. En definitiva, en esta estancia puede verse a la perfección ese balance entre modernidad y objetos clásicos e icónicos del diseño polaco que perseguían desde Butterfly Studio.

En la cocina, el techo suspendido de color rosa oculta un rebaje estructural del edificio y esconde también un proyector.

El terrazo es el material predominante en la casa, en azulejos, encimeras y jarrones. 

En la cocina, el techo suspendido de color rosa, una solución para ocultar un rebaje estructural del edificio, esconde también un proyector. Ese color rosa, también presente en la lechada entre los azulejos, confiere a este espacio un toque vibrante que contrasta con el terrazo de los azulejos, un material predominante en toda la casa, presente también en encimeras y macetas.

El cabecero geométrico aporta el toque de creatividad a un dormitorio que busca ser un oasis de paz y retiro.

Este interior es intenso y con soluciones únicas, como las columnas de acero situadas detrás del televisor, que aportan ese toque estético y funcional.

El dormitorio es la zona de respiro, de paz mental, de apagar la cabeza. Esa otra parte tan necesaria también en el proceso creativo. El fondo azul detrás de la cama y las formas geométricas curvas dibujadas en la pared se han escogido con ese objetivo. El original cabecero aporta ese toque de creatividad que no puede faltar en ningún rincón de la casa. Además de expresar su creatividad, la pareja que ahora vive en esta casa quiso que estuviese diseñada teniendo también en mente a su mascota, un gato. El ejemplo más claro de esto lo vemos en el baño principal, que cuenta con un armario especial con una caja de arena y un pequeño pasillo en la pared que le permite usar el retrete libremente. 

El armario y el pasillo en la pared, territorio exclusivo del gato, la mascota de la pareja.