,

Fotografía: Loukianos Arnaoutakis / Minos Palace Hotel & Suites

Una oda a la vida relajada en el hotel Minos Palace: su propia península con vistas infinitas y arte en cada rincón

El hotel Minos Palace empieza temporada a lo grande presentando a los tres ganadores de su Art Prize 2024 y con un interiorismo recién renovado en el que gana el lujo sencillo para dejar protagonismo al paisaje. 

Recorrer los pasillos del hotel Minos Palace no es un mero un trámite para llegar a las habitaciones: es un verdadero paseo artístico. Como si de una galería se tratara. En tres de ellos, han quedado para la posteridad las obras de Irini Miga, Katerina Nakou y Stratis Tavlaridis, los tres artistas ganadores del Art Prize 2024 de la Fundación G. & A. Mamidakis, que se celebra anualmente y que nutre a sus hoteles de una extensa colección de arte contemporáneo, incluido el Minos Beach Art Hotel, el hermano mayor de Minos Palace, ubicado a pocos metros rodeando la bahía.

El hotel Minos Palace se ubica en una pequeña península en la localidad de Ágos Nikolaus.

El hotel cuenta con varias suites con piscina privada para disfrutar al máximo de la tranquilidad.

Esta es una de las aristas del lujo que promete (y cumple) este hotel only adults que se encuentra en la localidad de Ágios Nikolaus, en la isla de Creta. Pero hay muchas más: respirar amaneceres junto a las aguas tranquilas del mar Egeo, pasear por recorridos con vistas 360º que rodean su pequeña península en la Bahía de Mirabello y degustar en modo ‘slow life’ la excelente gastronomía de sus restaurantes y el interiorismo relajado y natural 121 habitaciones, bungalows y 28 suites con piscinas privadas. 

Los colores neutros y las formas suaves son la base del diseño de todo el hotel, empezando por su lobby.

Una paleta de tonos tierra y un diseño de formas orgánicas dan la bienvenida.

En las habitaciones destaca la sencillez y la exquisita atención a los detalles, como el cabecero creado con fibras naturales.

Concebidas como refugios ‘frescos’ para protegerse del calor del verano, las habitaciones dejan todo el protagonismo a las vistas.

Un Premio de Arte con tres propuestas en torno al ‘cuidado’

El reto para los tres jóvenes artistas griegos ganadores de la edición de este año del Art Prize era crear una instalación que diera vida a los pasillos del hotel y sus propuestas fueron las ganadoras entre las miles que recibió el comité de selección presidido por George Gyparakis, artista y profesor del Departamento de Arquitectura de la Universidad de NTUA. Las tres instalaciones, de Irini Miga, Katerina Nakou y Stratis Tavlaridis, giran en su desarrollo en torno al cuidado, la vulnerabilidad y las redes que nos conectan socialmente y con la naturaleza. 

‘Landscape in Motion’, de Irini Miga, nos propone, de hecho, una llamada de atención y una reflexión en torno al paisaje que rinde homenaje a la flora en peligro de extinción de la isla de Creta. En un plano general, parece una escritura que flota en el viento, notas musicales o trazos que se esparcen a lo largo del pasillo. Hay que acercarse para percibir aún más movimiento en el interior de estas estructuras de metal, donde la artista ha dibujado con trazos los colores de la naturaleza de la isla y ha recreado con piezas cerámicas elementos de estas plantas que están a punto de desaparecer. 

Irini Miga, una de las ganadoras del Art Prize 2024, es una artista multidisciplinar que ha trabajado desde la escultura a la performance, pasando por la instalación y el texto. Su obra se encuentra en colecciones de arte internacionales y se caracteriza por la transversalidad de técnicas, como en esta pieza, donde trabaja el dibujo, la cerámica y la escultura.

En el interior de las estructuras, la artista ha dibujado con trazos fluidos varios paneles rinden homenaje a los paisajes de la isla de Creta. Pequeñas piezas de cerámica creadas por la artista, representan piedras, hojas y pequeñas ramas, aderezando cada una de las composiciones, dedicadas a plantas y especies florales en peligro de extinción.

Katerina Nakou es una artista textil ganadora del Gram Premio IDEEC 2023 y que ha expuesto en galerías y museos de Alemania y Corea. Enfocada en la artesanía y las técnicas tradicionales, explora en esta instalación la la pasamanería, esos elementos como cordones, borlas, soutache, cintas o cuerdas habitualmente utilizados para rematar o customizar otros textiles.

Las ocho composiciones que forman parte de la instalación Resilient Thread de Katerina Nakou, exploran a gran escala estos elementos de la pasamanería creando intrincadas composiciones donde el detalle y el conjunto coexisten en armonía.

La conciencia colectiva es un tema común con el trabajo ‘The Resilient Thread’ de Katerina Nakou. La artista ha creado una serie de piezas textiles que son complejas composiciones que reintroducen la técnica tradicional de la pasamanería, también en peligro de extinción. La búsqueda de armonía y las redes que se crean y se entretejen entre los cuerpos sociales están presentes en este trabajo en el que la artista ha trabajado manualmente y en telar cada uno de los cordones, cuerdas y tejidos que crean potentes esculturas textiles. 

Por último, el trabajo de Stratis Tavlaridis, ‘Long Waves’, nos remite de nuevo a esa mirada hacia la naturaleza que reclama el cuidado. La instalación, de papel hecho a mano en Nepal y mediante la técnica del papercut, evoca con su liviandad el movimiento de las olas, a la vez que nos remite a las redes de pesca. Un material tan vulnerable y frágil que exige y reclama la urgente necesidad de proteger nuestros mares.

Stratis Tavlaridis trabaja desde sus inicios la técnica del papercut con un bisturí quirúrgico para realizar obras a gran escala a partir de papeles muy ligeros. Su trabajo ha sido expuesto en varias colectivas de diferentes países y ha participado en varias ferias internacionales.

Long Waves es el título de su instalación, que hace referencia al fluir del agua y del mar para resaltar la importancia de cuidar los océanos. Las piezas están creadas con papel de 30 gramos fabricado a mano en Nepal, un material con el que el artista ha trabajado durante toda su carrera.

Un santuario para autocuidarse

Estas tres obras son la última incorporación a la colección de arte de la Fundación G&A Mamidakis, de la que también podemos encontrar otras piezas esparcidas por los rincones del hotel. En él, todo el interiorismo ha sido pensado para funcionar como un espacio neutro que deja el absoluto protagonismo al paisaje natural con el mar ocupando su mayor belleza. Formando parte de bluegr Hotels & Resorts, el Minos Palace cumple con la filosofía de ecocultura y sostenibilidad de este exclusivo grupo en todas sus instalaciones: desde la infinity pool ubicada junto a la recepción, en la zona más alta del hotel, hasta los cuatro espacios gastronómicos, todos ellos enfocados en la cultura local y los ingredientes de temporada. 

En cuanto al diseño, domina una paleta terrosa y neutra y una delicada mezcla de texturas y materiales relajados como el microcemento, textiles naturales y detalles en mimbre y madera. El complejo se desarrolla siguiendo la ladera de la colina hasta llegar al nivel del mar, con recorridos de piedra que serpentean entre jardines con más de mil especies de plantas. Desde las plantas superiores a las más bajas, donde se ubican las suites con piscinas privadas, todas las habitaciones mantienen el mismo concepto sencillo, sin apenas decoración, y concebidas como un refugio para descansar y disfrutar del silencio y las vistas. 

Otra de las obras de arte presentes en el hotel es  la instalación de la escultora Maria Louizou en la zona de la infinity pool. Tres grandes piezas de cerámicaa que rinden homenaje a la artesanía tradicional de la isla de Creta y que están diseñadas para realizar composiciones vocales en su interior, a modo de performance, tal y como fue presentada durante el evento del Art Prize 2024.

Un pequeño salón en el que se rinde homenaje a la artesanía y al buen gusto.

El entorno íntimo del restaurante NYN Beach, es perfecto para descansar después de un día de playa. Sus platos regionales se combinan con interpretaciones contemporáneas.

Exhuberantes jardines, con más de mil especies de plantas, rodean las instalaciones del hotel ofreciendo recorridos para pasear y descansar.